Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

Las CGT opositoras encabezadas por Hugo Moyano y Luis Barrionuevo llevaron sus reclamos a la Plaza de Mayo, donde confluyeron columnas de Camioneros, colectiveros de la UTA y maquinistas de La Fraternidad, entre otros. En la histórica plaza, los organizadores leyeron un documento llamado "El desánimo de los argentinos" en el que reclamaron contra el avance de la pobreza, la inseguridad, el narcotráfico y la inflación.

"Cómo no va a haber desánimo en el pueblo. Con más inflación no habrá mayor seguridad. La pobreza hace nacer todas las inseguridades. Es urgente promover cambios posibles y necesarios", sostuvo el texto, leído durante el acto central, y que reclamó "escuchar el clamor popular".

Las centrales obreras disidentes afirmaron que "la falta de seguridad ha dejado de ser un problema del oficialismo o de la oposición" y pidieron "dar los pasos para garantizar la seguridad alimentaria, la del trabajo, la de la educación y la vivienda". Al respecto, consideraron que "si no se combate a la pobreza, esta seguirá afectando a los millones de argentinos que conviven dentro de ella".

En cuanto al narcotráfico, pidieron medidas más profundas para combatirlo. "Si se quiere luchar contra el flagelo del narcotráfico ¿por qué no se investiga el derrotero de las sustancias químicas al mismo tiempo que se destruyen los bunkers?", cuestionaron.

"¿No es más concreto anunciar una estrategia de mayor control sobre puertos, fronteras y aeropuertos?; ¿No es mejor un gran acuerdo nacional en la materia?", agregaron sobre la problemática.

El escrito difundido durante el acto señaló además que "la inseguridad perfora todos los estamentos sociales pero son los trabajadores, los pobres y los excluidos los que padecen el drama de otra forma y los que pagan el mayor precio porque de esa situación se desentienden el entramado policial y el Poder Judicial". Finalmente, aclararon: "No se confunda nadie, no es bala y represión lo que estamos pidiendo".

Tras la lectura del documento, y pese a que se había informado que no habría oradores, Barrionuevo y Moyano ensayaron breves discursos. El líder de la CGT Azul y Blanca sostuvo que la movilización se realizó "sin paros, sin dádivas y sin ofrecimientos", ya que, según su visión, "fue el pueblo trabajador" el que se manifestó en la Plaza de Mayo.

"Vamos a bregar por la unidad del movimiento obrero, por la unidad de los trabajadores, porque están en juego el futuro de nuestros hijos y de nuestros nietos", agregó.

Por su parte, Hugo Moyano se mostró satisfecho por la convocatoria, ya que "los trabajadores demuestran con su presencia la lealtad a quienes nunca los traicionaron". Además recordó a las figuras de Juan y Eva Perón, al recordar que ellos eran "respaldados por los trabajadores".

"Seguramente mañana van a decir los medios que había 25.000 personas, otros dirán unos miles más para no quedar desubicados", expresó, y finalizó diciendo que "la voluntad del pueblo argentino es luchar por su dignidad".

Al encabezar la columna de Camioneros, su secretario general adjunto, Pablo Moyano, reiteró los reclamos de "eliminar el impuesto a las Ganancias, controlar la inflación y terminar con los muertos y heridos de todos los días" en episodios de inseguridad.

"No pueden mandar a los pibes de La Cámpora para controlar el precio de los fideos para la foto. Además le cortan los dedos a los colectiveros, cagan (sic) a palos a los camioneros cuando entran a a alguna villa", sostuvo el hijo del titular de la CGT opositora.

También criticó al jefe de Gabinete y al secretario de la CGT más afín al Gobierno. "Cuando habla Capitanich no se sabe si es Oggi Junco", afirmó sobre el primero. En cuanto a Antonio Caló, dijo que "hace la plancha y le da la espalda a sus trabajadores". Finalmente no descartó nuevas medidas de fuerza en el futuro "si los reclamos no son escuchados".

Esta mañana, el Gobierno advirtió que si los gremios quieren protestar por los niveles del delito, no deberían hacerlo contra el Estado nacional. "Si el reclamo es la seguridad, la Plaza de Mayo no es el reclamo con respecto a la seguridad pública. Deberían dirigirse a (Daniel) Scioli, (José Manuel) De la Sota, (Antonio) Bonfatti y (Mauricio) Macri", señaló el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.