163
163

El secuestro de 270 niñas cuando se encontraban en una escuela de la ciudad de Chibok, el 14 de abril, ha conmocionado a occidente y abierto una crisis política en Nigeria.

Mientras Michelle Obama, el papa Francisco y personalidades de todo el mundo se suman a la campaña "Bring Back Our Girls", nuevos datos salen a la luz, como el revelado esta semana por Amnistía Internacional.

Según la organización de derechos humanos, las autoridades nigerianas estaban al tanto de un posible ataque de Boko Haram y no hicieron nada para evitarlo. La escasez de recursos y el temor a enfrentarse a este grupo podrían haber condicionado al ejército y a la policía a la hora de actuar.

Infobae habló con el experto en terrorismo Ely Karmon, investigador del Instituto Internacional de Terrorismo (ICT por sus siglas en inglés), quien se refirió al contexto político nigeriano para explicar el inusitado crecimiento y desarrollo del grupo que en noviembre fue incluido en la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

"Varias versiones señalan que hay políticos en Nigeria que, sin ser yidahistas, financian a Boko Haram en el cuadro de una lucha interna por el poder", dijo Karmon, que explicó que el país se encuentra dividido en 36 estados federales que se dividen entre el norte, musulmán, y el sur, cristiano.

 Reuters 163
Reuters 163

"El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, es un cristiano que ha asumido el poder después de que el presidente anterior, musulmán, muriera en el ejercicio de su mandato. Ahora, planea presentarse a las elecciones de 2015. Por esto se dice que hay sectores con influencia política que colaboran con Boko Haram para golpear al gobierno central de Jonathan", detalla Karmon.

El extremismo de este grupo adquiere entonces otro cariz, y puede entenderse porqué sus ataques no han apuntado exclusivamente a objetivos cristianos, sino que en algunos casos han atacado a musulmanes moderados. A pesar de que en 20 estados rige oficialmente la Sharia (ley islámica), Boko Haram no acepta los pretextos bajo los que fue implementada esa ley y combate también contra ella.


¿Amenaza internacional?

Son varios los factores que indican un crecimiento del grupo Yihadista. El punto de inflexión en su desarrollo fue en 2009 con el asesinato de su líder, Mohamed Yusuf, por parte de las autoridades, que creyeron que con esto terminaban con Boko Haram.

Sin embargo, un año más tarde, el grupo reapareció reforzado bajo el mando de Abubakar Shekau.

Sus operaciones, de acuerdo con Karmon, que incluyen asaltos a bases militares del ejército y hasta un atentado a la sede de Naciones Unidas en el año 2010, dan cuenta de un grupo que cuenta entre sus filas con varios millares de combatientes, un importante arsenal, y una gran preparación militar.

"El grupo cuenta con varios millares de combatientes, un importante arsenal y una gran preparación militar"

"Hoy por hoy se sabe que Boko Haram posee un poderoso arsenal e incluso algunos testimonios han dado cuenta de un helicóptero utilizado para transportar armas desde Libia, donde operan importantes bandas yihadistas con las que pueden estar coordinando", dijo Karmon.

Consultado sobre su influencia internacional, el especialista explicó que, por un lado, existe una cooperación con otros grupos yihadistas fuera de Nigeria, principalmente con Al Qaeda del Magreb y Al Shabab de Somalía. "Este vínculo ha quedado constatado con declaraciones públicas que, por ejemplo, dan cuenta de que los miembros de Boko Haram fueron entrenados por Al Shabab", agregó Karmon.

El segundo aspecto tiene que ver con el desarrollo regional de Boko Haram que ha extendido su influencia en los países limítrofes del noreste nigeriano: Camerún, Chad y Níger.

Las inestabilidad política que caracteriza a estos países los ha convertido en un destino predilecto de la organización para ocultarse, y debido al terreno selvático incluso es probable que las 270 niñas hayan sido trasladadas a algunos de estos países, como informó la última semana el Departamento de Estado estadounidense.

"Bring back our girls"

El secuestro de las niñas fue, en palabras del líder, Shekau, "una orden de Dios" vinculada al mandato que tiene la organización contra la educación laica que rige en algunas escuelas de Nigeria.

 EFE 163
EFE 163

El propio nombre de la organización refiere a su oposición a la educación occidental. "En un país que fue durante muchos años una colonia británica, ir contra esto es ir a una guerra", explicó Karmon a Infobae, y agregó: "Sólo un reforzamiento de la cooperación internacional podrá lograr que las niñas regresen sanas a sus hogares".