Un tremendo escándalo de repercusión internacional se generó en las últimas horas por la inapropiada conducta de los jugadores Matías Malvino y Ramón Arias, de Defensor Sporting, quienes fueron "pillados" infraganti en una celebración con señoritas luego de la victoria de su equipo por 2 a 0 sobre Atlético Nacional de Medellín en el marco de la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Con el consentimiento de las autoridades del club "viola", los jugadores fueron liberados por tres horas tras la victoria en el estadio Atanasio Girardot, que dejó a los "charrúas" a un paso de la clasificación a la ronda de semifinales del certamen continental. Pero los dos futbolistas implicados ventilaron sus elecciones con fotos que recorrieron todas las redes sociales y la noticia no tardó en recorrer el mundo en pocos minutos.

Los dos jugadores compartieron el tiempo libre con simpatizantes del elenco anfitrión y se dejaron ver en momentos de intimidad, "escasos" de ropa y hasta los cigarrillos en su poder. Dada la difusión del hecho, los dirigentes enfurecieron contra los representantes del plantel y no descartaron severas sanciones para las próximas horas: "No podemos decidir una medida en frío y sin tener toda la información necesaria", fueron las palabras de Daniel Jablonka, el mandamás de la entidad uruguaya.

Mientras Malvino fue titular en el triunfo de los suyos como visitante, "Cachila" Arias se sentó en el banco de los suplentes y no ingresó; pero ambos coinciden en las consecuencias que sufrirían en breve por la filtración de una intimidad que dejó expuesta a la institución de Montevideo.

En internet explotaron las bromas y comentarios acerca del episodio y hasta se preguntaron qué serían capaces de hacer los comandados por Fernando Curuchet en caso de alzar el trofeo continental...