163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163

Si las Naciones Unidas aceptan el proyecto del gobierno uruguayo, unos 50 niños sirios que están refugiados en un campo de Jordania llegarán al espectacular predio que disfrutan tanto presidentes como ciudadanos uruguayos y argentinos en la confluencia del Río de la Plata y el San Juan, apenas a 55 kilómetros de Buenos Aires y a 30 de Colonia del Sacramento.

La revista digital uruguaya Búsqueda indicó que el presidente José Mujica tiene pensado utilizar las amplísimas comodidades y enormes tierras que tiene esta residencia y su estancia, convertida en un parque público desde 1989, para que su gesto humanitario "sea un ejemplo para el mundo".

Mujica quiere que su gesto humanitario "sea un ejemplo para el mundo"

Fuentes citadas por Búsqueda revelaron también que Mujica tiene previsto solicitarle a Dilma Rousseff que le preste un avión y que ya envió una carta al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para que dé su visto bueno a la idea.

La idea nació de la visita que el canciller Nicolás Almagro hizo a un campo de refugiados en Zaatari, Jordania, donde unas 100 mil personas viven con lo puesto. Entre ellas, hay cientos de huérfanos. Mujica se planteó entonces que si se traen presos de Guantánamo, por qué no hacerlo con un grupo de niños que han sido afectados por la terrible guerra civil, que ya se ha cobrado más de 150 mil víctimas.

"Todos vemos la tele por todas partes y una cosa que impacta es la cantidad de gurises abandonados que están en esos campos de refugiados alrededor de Siria", declaró el mandatario. Y lanzó la consulta a su pueblo: "¿No podremos hacernos cargo como sociedad? ¿No tendremos voluntad de recoger algún puñado de esos gurises y ofrecerle al mundo una mano, que no significa coartar la identidad o tener hijos robados del dolor, sino sencillamente una práctica familiar de la solidaridad?".

Con la decisión tomada, resta cumplir los pasos administrativos que la ONU exigirá en estos casos. Los niños ya están bajo la protección del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), pero se debe definir quiénes viajarán y qué mayores los acompañarán.


Un parque "argentino"

Las 1.369 hectáreas que ocupa el parque fueron donadas por el acaudalado argentino y pionero de la aviación Aarón Félix Martín de Anchorena Castellanos (Don Aarón para los uruguayos de la zona), que nació en Buenos Aires pero se asentó en la desembocadura del río San Juan y vivió allí hasta 1965, cuando falleció a los 87 años.

Entre sus hazañas más conocidas está el primer cruce del Río de la Plata en globo, el famoso "Pampero" traído desde Francia, junto a su amigo Jorge Newbery. Para evitar que su hijo siguiera arriesgándose en esas aventuras, la madre le adelantó la herencia, y Aarón adquirió 11.000 hectáreas en la costa uruguaya para establecerse como productor agropecuario.

Anchorena no tuvo descendientes y donó el parque al Estado uruguayo

Construyó un famoso coto de caza, al que proveyó de ciervos y jabalíes, pero su obra más conocida es la residencia y sus parques contiguos. Fueron edificados a partir de 1911 con el asesoramiento de "arquitectos, ingenieros agrónomos, paisajistas y decoradores expertos", según detalla el sitio oficial del Parque.

Tiene más de 200 especies arbóreas de todo el planeta, pero Anchorena también se preocupó por mantener intacta la flora y fauna autóctonas. A esto le agregó los famosos ciervos Axis, los más preciados del mundo, que importó desde la India.

El millonario no dejó descendencia y en su testamento decidió donar la propiedad al gobierno uruguayo para que establezca allí un parque con fines educativos, recreativos y de interés general, "para bienestar y solaz de la población".

Hoy es la residencia oficial de descanso de los presidentes uruguayos - fueron recibidos allí George W. Bush y Felipe González, entre otros- y su parque de acceso público es visitado por miles de personas, incluidos muchos argentinos que cruzan el Río de la Plata para anclar sus embarcaciones en la costa cercana.

En marzo de 2006, una medida del ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez cerró el acceso por vía fluvial desde el río San Juan por "razones de seguridad".