La ilusión de llegar a las semifinales de la Copa Libertadores continuó su marcha para Lanús y Bolívar, en el encuentro de ida de los cuartos de final del certamen continental. En la "Fortaleza", el "Granate" recibió al sorpresivo elenco boliviano que intentó sacar un resultado favorable, para poder aprovechar la ventaja de jugar la revancha en la altura.

En las primeras acciones Ismael Blanco avisó de las intenciones que tenían los argentinos, pero las veloces respuestas de Romel Quiñónes despejaron el peligro. Sin embargo, a los ocho minutos de iniciado el espectáculo, Junior Benítez capitalizó el perfecto andamiaje del circuito ofensivo y marcó el 1 a 0. El prematuro festejo no satisfacía a un equipo que buscaba una victoria abultada para ir con margen a la altura.

De todos modos, cuando Víctor Carrillo terminó el primer tiempo, los protagonistas se fueron al descanso con la mínima diferencia. Las notables intervenciones de Leandro Somoza no alcanzaban para llegar al segundo, y los constantes contragolpes de la visita amenazaban a Agustín Marchesín. En el complemento, el duelo se mantenía abierto.

Un tiro libre ejecutado por Víctor Ayala pudo convertirse en el segundo grito bonaerense, sobre todo por el rebote que brindó el arquero... pero la falta de precisión de Marcos Astina hizo que la jugada culmine por encima del travesaño. El gol estaba al caer.

Maxi Velázquez fue otro de los que intentó aplicando la fórmula de la pelota parada. Sobre la media hora el lateral buscó la red por arriba de la barrera, pero en su ejecución se pasó de rosca. El balón se fue a centímetros del palo izquierdo de Quiñónes, quien se estiró para ponerle mayor suspenso a la escena.

Antes de que el peruano le baje el telón al espectáculo, los conducidos por Francisco Azcargorta se retiraron del campo con una sonrisa de satisfacción, gracias al agónico tanto de William Ferreira. Con el empate, los del altiplano saben que la posibilidad de meterse entre los cuatro mejores del torneo sigue vigente. En cambio, los de Guillermo Barros Schelotto deberán pelear contra la altura para acceder a la siguiente fase, dado que ni siquiera pudieron resistir el invicto, un hecho que les podrá complicar el futuro copero.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com