AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

El papa Francisco invitó este domingo a rezar por las víctimas de la violencia de los últimos días en Ucrania, donde "la situación es grave", así como por las del enorme deslizamiento de tierra en el noreste de Afganistán.

"Queridos hermanos y hermanas, deseo invitaros a confiar a la Virgen la situación en Ucrania, donde persisten las tensiones. Rezo con vosotros por las víctimas de estos últimos días y pido al Señor dar a todos sentimientos de pacificación y de fraternidad", expresó el Papa tras la misa de Regina Caeli celebrada ante miles de fieles.

Hace una semana, Francisco recibió la visita del primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, al que aseguró que hará "todo lo posible" por la paz en Ucrania.

Unas 50 personas murieron el viernes en Ucrania, de las cuales 42, en su mayoría militantes prorrusos, en el incendio de un edificio en Odessa.

El Sumo Pontífice también se refirió a las víctimas del deslave del viernes en el noreste de Afganistán, que dejó según las autoridades locales al menos 300 muertos.

"Recemos por los muertos causados por el gigantesco deslizamiento de tierra que golpeó hace dos días un pueblo de Afganistán. Que Dios Todopoderoso (...) pueda recibirlos en su paz y dar a los supervivientes la fuerza de seguir hacia delante con el apoyo de todos los que se esfuerzan en aliviar su sufrimiento", manifestó tras la oración en la plaza San Pedro.

 AFP 163
AFP 163

Una misa en nombre de Juan Pablo II

El papa Francisco celebró este domingo en San Estanislao, la parroquia polaca de Roma, una misa de acción de gracias por la canonización hace una semana de Juan Pablo II.

El Santo Padre fue recibido por numerosos fieles polacos. La diócesis de Roma cuenta con 20.000 polacos.

"Una semana después de la canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II, nos reunimos para agradecer a Dios (...)", afirmó Francisco en su homilía.

Juan Pablo II visitó tres veces como papa esta parroquia, y más de 80 veces en la época en que era obispo de Cracovia y venía regularmente al Vaticano.