162
162
 AFP 162
AFP 162
 AFP 162
AFP 162
 AFP 162
AFP 162
 162
162

Luego de los incidentes que ocurrieron en la previa, el Nápoli y la Fiorentina salieron al Olímpico de Roma para definir al campeón de la Copa Italia. Los heridos de bala, las bombas de estruendo y los disparos provenientes de un lugar desconocido no fueron motivos suficientes para suspender un partido que coronaba al primer campeón de la temporada.

En tan sólo once minutos, los del sur abrieron el marcador a través de Lorenzo Insigne. El delantero recibió una gran habilitación de Marek Hamšík y con una exquisita definición anotó el 1 a 0. Un golpe que dejó sin reacción a un rival que salió desconcentrado al campo de juego.


Seis minutos más tarde, una notable proyección de Gonzalo Higuaín le permitió a Insigne estirar la ventaja. El "Pipita" dejó a tres hombres en el camino y envió un centro hacia atrás para la llegada de su compañero, quien de primera marcó el 2 a 0. La consagración estaba cada vez más cerca.


Sin embargo, antes de llegar al entretiempo, un descuido defensivo le dio la posibilidad al elenco de Florencia de imponer el descuento. Después de un pelotazo frontal de Josip Ili?i?, que la última línea sureña no consiguió despejar, Juan Manuel Vargas fusiló al "Pepe" Reina y estableció el 2 a 1. El desenlace todavía estaba abierto.


En el complemento, los comandados por Vincenzo Montella intentaron llegar al empate, pero en el desenlace Dries Mertens selló el triunfo napolitano y consagró al elenco de Rafa Benitez como el mejor del certamen. Los argentinos Federico Fernández y el "Pipa" Higuaín tendrán motivos de sobra para festejar la quinta conquista del Nápoli, dado que el título también aportará en el factor anímico de cara a la Copa del Mundo.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com