San Lorenzo fue a Brasil a defender el 1 a 0 que obtuvo en la ida ante Gremio

. Sin embargo, esa diferencia estuvo a punto de

esfumarse en los primeros minutos de la revancha, cuando Hernán Barcos definió por encima de Sebastián Torrico

y ya festejaba el tanto del conjunto de Porto Alegre.

Pero apareció corriendo Julio Buffarini, quien lejos de dar por perdida la pelota siguió la acción y se arrojó con los dos pies para tocar el balón y despejarlo al córner, en lo que fue un cierre estupendo que evitó el tanto del conjunto "Gaúcho" y le devolvió el alma al cuerpo a los simpatizantes del "Ciclón".