Presentado en la Conferencia de Interacción entre Humanos y Computadoras (CHI) en Canadá, las primeras pruebas de Microsoft mostraron una eficacia de entre 75% y 89%, dependiendo de la tarea realizada.

El prototipo tiene la apariencia de un teclado normal, pero agrega 64 pares de sensores capaces de detectar el movimiento de las manos. Mientras un sensor emite una luz infrarroja, el otro "lee" el reflejo para completar la orden.

En el video que acompañó el anuncio se ve a un usuario moviendo las manos con gestos predeterminados y cómo la computadora actúa en consecuencia, ya sea abriendo un menú o pasando páginas de un texto. Algo comparable a lo que sucede con Kinect, el accesorio de la consola Xbox.

Stuart Taylor, ingeniero en jefe del Departamento de Desarrollo de Microsoft, explicó que esta tecnología busca que el usuario aleje lo menos posible las manos del teclado mientras realiza sus tareas.

Agregó que el prototipo ofrece menos precisión que un mouse, pero nada quita que en un futuro se logre sustituir ese accesorio.

En la actualidad, fabricantes como Logitech se esfuerzan por dar una mayor comodidad al usuario con teclados como el Touch Keyboard K400, que posee un generoso touchpad en la zona derecha y permite entonces suplantar al mouse.