La protesta de los jugadores de Los Angeles Clippers se extendió hasta el duelo entre Miami Heat y Charlotte Bobcats. El gesto de LeBron James y sus compañeros fue el mismo que tuvieron los hombres del equipo angelino: hicieron el calentamiento sin la ropa del equipo.

"Me molesta que quieras transmitir tu asociación con los negros", le reprochó Sterling a su novia

Se reunieron en la mitad del campo, se quitaron la camisetas con el logo de la franquicia y continuaron con los movimientos precompetitivos sin ningún tipo de insignia. Las escuchas telefónicas con declaraciones racistas de Donald Sterling, dueño de los Clippers, trascendieron las fronteras de Los Angeles.

La conversación difundida durante el fin de semana se escucha a Sterling decirle a su novia, la modelo V. Stiaviano, que no lleve gente de raza negra a los partidos de su equipo.

Personalidades de la NBA, del espectáculo estadounidense, y hasta el presidente norteamericano Barack Obama, se pronunciaron en contra de la actitud del propietario de los Clippers y pidieron la reacción inmediata de las autoridades.

También sus sponsors se posicionaron en contra. La cadena de concesionarios de automóviles usados CarMax anunció que no patrocinará más a Los Angeles Clippers, mientras que la aseguradora State Farm sostuvo que se tomará "una pausa" en el contrato con el equipo de la NBA.

Según publica el sitio oficial de la liga, el vicepresidente ejecutivo de Comunicaciones, Mike Bass, dará una conferencia de prensa con respecto a la investigación de los dichos discriminatorios de Sterling.

Se especula que las posibles sanciones de la NBA podrían ser la suspensión de Sterling por uno o dos años y una multa de hasta 5 millones de dólares por su racismo.