Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162
 162
162

La Iglesia volvió a pronunciarse sobre la pobreza a través del presidente de la Comisión Episcopal, quien volvió a apoyarse en el informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA para señalar que "desde 2008 se detuvo la salida de la pobreza e incluso hubo un leve incremento".

El religioso lamentó que exista hambre "en un país que produce tanta cantidad de alimentos". Y realizó una analogía contundente: "Es como tener sed a 10 metros de un aljibe, cuesta pensar esto del hambre si se lo vincula a la situación productiva de nuestro país".

Para Lozano, esa realidad la sufren las personas que habitan en "los bolsones de pobreza situados en los cordones de las ciudades grandes o en parajes que están campo adentro"; en esas zonas –consideró– actualmente "hay comunidades que están en situación de emergencia alimentaria".

"El Papa está al tanto de todo lo que sucede, cotidianamente recibe informes"

El religioso reforzó su opinión con una anécdota que lo estremeció: "A un sacerdote de mi diócesis le pidieron ayuda para una familia. Entonces él les llevó dos litros de leche y llorando me contó que en esa casa hacía dos semanas que los niños no tomaban ese producto básico". "Que un chico hoy no tome leche es realmente un escándalo que clama al cielo", expresó indignado.

En diálogo con Radio Mitre, Lozano aseguró que el papa Francisco "está al tanto de todo lo que sucede en el país" porque cotidianamente "le acercan resúmenes de prensa y recibe a dirigentes con los que comparte esa información".

Los informes que dan cuenta del incremento de la pobreza motivaron duras críticas del kirchnerismo, pero fueron avalados por el titular de la Pastoral Social: "Son publicados y presentados de manera transparente, la metodología se puede constatar porque no son hojitas sueltas. Arrojan resultados con un margen de error que es mínimo".

La problemática del narcotráfico también fue tema de análisis para Lozano, quien reafirmó que "el crecimiento de la actividad mafiosa es algo que se ve en distintos lugares del país. Ya sea por connivencia, soborno, aprietes o extorsión".

"Funcionarios de este mismo Gobierno reconocen y dan a conocer que hay pistas clandestinas", recordó el representante de la Iglesia, que sugirió "promover un trabajo serio y decidido para enfrentar al delito".