En principio eran nueve, pero cinco decidieron quedarse en tierra cuando el motor de la embarcación se dañó y los otros cuatro decidieron emprender a vela y remo la travesía, de unos 200 kilómetros.

Los balseros salieron el 29 de diciembre pasado desde Corralillo, Villa Clara y llegaron a Cayo Largo el 4 de  enero. Apenas iniciado el viaje registraron su travesía con un teléfono celular, pero limitaron sus tomas a unos pocos minutos por miedo a quedarse sin batería en el GPS.

El cruce hacia Florida fue largo y peligroso: tres duros temporales casi les impiden llegar a destino.


El material fue obtenido por América Tevé de Miami y puesto al aire en su telediario.
No es la primera vez que balseros  cubanos graban su fuga de la isla. El camarógrafo Camilo Pérez lo hizo  hace tres años con un pequeña cámara cuando el y otros seis salieron por  Santa Fe, la Habana, informó la emisora.

En aquella oportunidad, el viaje fue a motor y duró 18 horas. Pero Pérez apago su cámara cuando creyó que tenia la  batería baja.