Con un llamado del papa Francisco a que tengan "paciencia y valentía" para alcanzar "la paz" y "la justicia", las principales figuras del gobierno y la oposición de Venezuela iniciaron la noche de este jueves, con el nuncio apostólico y los cancilleres de tres países vecinos como "testigos de buena fe", el diálogo tendiente a superar la crisis política en cuyo contexto murieron 41 personas en los últimos 65 días.
     "Renuevo mi afecto por todos los venezolanos, en particular por las víctimas de la violencia y sus familias"

"Los invito a que no se detengan en la coyuntura de lo conflictivo, sino que se abran unos a otros para ser constructores de paz", porque "en el centro de cada diálogo sincero está ante todo el reconocimiento y el respeto por el otro", dijo Francisco en la carta leída por el nuncio apostólico en Caracas, monseñor Aldo Giordano, convocado especialmente a pedido de la oposición.

"A cada uno de ustedes deseo asegurarles, ante todo, mis oraciones para que el encuentro y el proceso que están iniciando produzca los frutos de reconciliación nacional y la paz (...) renuevo mi afecto por todos los venezolanos, en particular por las víctimas de la violencia y su familia. Estoy plenamente convencido de que la violencia nunca podrá traer paz y bienestar a un país", agregó.

El papa Francisco agradeció la invitación a la mesa de diálogo e instó al respeto y a la reconciliación. "Todos ustedes llevan en el corazón el futuro de sus hijos y el deseo de paz que caracteriza a los venezolanos. Todos tienen en común la fe en Dios", sumó.

"Los invito a que no se detengan en la coyuntura de lo conflictivo, sino que se abran unos a otros para ser auténticos constructores de paz", subrayó el Vaticano.

"Por medio del diálogo pueden descubrir una base común y compartida para superar el contexto actual de conflicto y polarización y encontrar formas de colaboración en el reconocimiento y respeto de las diferencias", aseguró.