El Mundial apretó las agendas de todos los campeonatos del mundo y el Torneo Final 2014 argentino no es la excepción. En ese contexto, Quilmes se juega su permanencia en la categoría y su fixture está muy agitado. En total, en pocos más de dos semanas jugará cinco encuentros con dos viajes (ambos a Santa Fe) incluidos.


Con ese panorama, Ricardo Caruso Lombardi, entrenador del "Cervecero", salió afirmando que hay una 'mano negra' que los está perjudicando con el armado de los encuentros. El 29 de marzo el conjunto del Sur jugó en Rosario ante Newell's; tres días después recibió a Belgrano (1 de abril), para  luego volver a viajar el domingo 6 para visitar a Atlético Rafaela. Este sábado 12 de abril tendrá la visita de Estudiantes y luego, tres días después, deberá ir ante Vélez en Liniers. 18 días, cinco choques.


"Nos cagan siempre, nos estén cagando. Quieren que nos vayamos al descenso. ¿Me vas a cagar? Cagame, pero que lo sepan. No estoy llorando por boludeces, los jugadores necesitan descansar. Aunque nos quieran cagar nos vamos a salvar", afirmó el DT al finalizar la práctica vespertina de su equipo, la que se 'organizó' a último momento, ya que por el paro que se llevó a cabo en todo el país, el plantel no iba a entrenarse.


"Me meten el dedo, me calienta peor. Después los hijos de puta que no podemos correr somos nosotros. No lloro por boludeces. Yo peleo con mis armas. El Mundial me chupa un huevo, quiero que Quilmes se salve", soltó el explosivo director técnico, con un cargado 'prontuario' en tirar 'bombas'. Y agregó: "¿Tan boludos somos nosotros? ¿Por qué los demás juegan descansados? Respetame los tiempos, no es justo lo que nos están haciendo".


Y, además, cargó contra sus propios dirigentes, atacando al Vicepresidente Carlos Coloma, representante de Quilmes en la AFA. "Viajamos dos veces en una semana, nos están cagando. No me interesa quién representa al club en la AFA, me chupa un huevo. Lo único que quiero es que nos respeten. Coloma me dijo que nos quedáramos tranquilos que íbamos a jugar sábado, martes y lunes; y no lo cumplió. A Quilmes no lo respeta nadie, nos cagan siempre con los horarios", sentenció.


"Si quieren que Quilmes se vaya al descenso, que lo digan y nos vamos a casa de una. No nos da el físico para jugar tres partidos en una semana. Igual, quédense tranquilos que no nos voltear así de fácil", cerró.