163
163

Además de los "Bloods", desde abril de 2013 los cuerpos policiales españoles han realizado operaciones contra los Latin Kings, los Black Panthers y la Mara Salvatrucha, esta última el 25 de marzo pasado.

  

En un país golpeado por la crisis y el desempleo juvenil, estas organizaciones, detectadas por primera vez en 2013 coincidiendo con la masiva llegada de inmigrantes a España, se han convertido en "una cantera de organizaciones criminales", según Ricardo Gabaldón, inspector jefe de la policía en Madrid.

  

La operación, que se produjo el pasado 6 de marzo pero se había mantenido hasta ahora en secreto por decisión judicial, permite considerar desarticulada la organización, señala la Policía, que la considera "una de las bandas más violentas", responsable incluso de homicidios y otros graves delitos.

  

Los "Bloods" basaban su "modus vivendi" en la actividad delictiva, especialmente en el tráfico de droga y los robos. Aunque también se les imputan delitos de extorsión y secuestro", explicó la policía catalana en un comunicado.

  

La investigación sobre esta banda se inició en septiembre de 2009 cuando "dos jóvenes miembros de los Bloods mataron a un tercero que había intentado desvincularse de la banda", agrega la información dada a conocer por la mencionada fuerza de seguridad.

 163
163

Finalmente, el 6 de marzo pasado se desplegó un amplio dispositivo policial en varias localidades del área metropolitana de Barcelona, especialmente en Sant Boi de Llobregat, donde el grupo criminal latinoamericano tenía su sección más importante.

  

"El dispositivo culminó con el arresto de 25 personas, además de la imputación de 10 más que no pudieron ser detenidas pero se encuentran con pedido de búsqueda y captura", explica el comunicado, añadiendo que los cinco jefes de la banda ingresaron en prisión.

  

Durante los 13 allanamientos a domicilios que efectuaron los agentes encontraron tres armas de fuego cortas, un arma de fuego larga, un fusil subacuático, una gran cantidad de armas blancas, tres kilos y medio de marihuana, cocaína y dos plantaciones con un total de 280 plantas de cannabis.

"Teniendo en cuenta que buena parte de los líderes de la banda ya se encontraban en prisión, la banda se considera

desarticulada",

concluyó la Policía.