AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

La situación fue especialmente grave en la ciudad norte de Alepo, donde la Fuerza Aérea del régimen de Bashar Al-Assad lanzó en el fin de semana varias "bombas-barril", según denunció el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Las "bombas-barril" son tubos de metal llenos de explosivos y restos de metal, que cuando caen sobre barrios residenciales causan una destrucción similar al lanzamiento de un misil.

Este nuevo ataque produjo la muerte de 295 personas, entre las cuales se hallan 60 civiles que estaban desarmados al momento del bombardeo.

La agencia de noticias estatal siria Sana informó que los rebeldes dispararon el domingo granadas de mortero contra dos parques del centro de Damasco, y que dos personas perdieron su vida frente al edificio de la ópera.

Se estima que desde el comienzo del levantamiento contra Al-Assad, en marzo de 2011, ya han muerto más de 150.000 personas en la guerra civil en Siria.


También en Homs

Al menos 13 integrantes de fuerzas rebeldes sirias también fallecieron en un atentado perpetrado este domingo con un coche-bomba en la ciudad de Homs.

El OSDH advirtió que la cantidad de víctimas mortales es

provisoria,

ya que hay personas reportadas como desaparecidas.