AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Inspirados por la visita del papa Francisco a Lampedusa en el año 2013, un grupo de obispos católicos celebraron una misa ante el muro que separa los Estados Unidos de México en Nogales, Arizona. De acuerdo con la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA), la ceremonia fue realizada en memoria de los "hermanos y vecinos" muertos en el intento por cruzar la frontera y en reclamo de una reforma migratoria.

El grupo de religiosos de la Conferencia de Obispos católicos de los Estados Unidos (USCCB), que estuvo encabezado por el arzobispo de Boston, el cardenal Sean O'Malley, ofreció una misa bilingüe en la que reclamaron al Congreso de Washington que actúe para dar una solución legal al problema que afecta a los más de 11 millones de ilegales en el país.


 AFP 163
AFP 163

Antes de la ceremonia, los religiosos caminaron por la zona del desierto por la que transitan los innumerables migrantes que arriesgan sus vidas en manos de los coyotes y de las fuerzas de la naturaleza para cruzar a los Estados Unidos.

AICA reprodujo algunas de las palabras de O'Malley: "El sistema está roto y está causando sufrimiento y un terrible desperdicio de recursos humanos y materiales". Así se lamentó el cardenal durante la misa celebrada ante el muro divisor, a la vez que recordó los alrededor de 400 cadáveres que se encuentran año a año de personas que trataban de llegar a los Estados Unidos.

"La frontera está llena de tumbas sin nombre, estamos aquí para decir que no los olvidamos"

"La frontera está llena de tumbas sin nombre, estamos aquí para decir que no los olvidamos, son nuestros vecinos, nuestros hermanos y hermanas", aseguró el religioso.

La Misión por los Migrantes celebrada este miércoles en Nogales se inspira en la visita que en julio del año pasado el papa Francisco –"un gran regalo de Dios a la Iglesia", afirmó el cardenal O'Malley– hizo a la remota isla italiana de Lampedusa, punto de llegada de buena parte de la inmigración ilegal a Europa y símbolo también de muchos de los padecimientos que sufren quienes tratan de ingresar en el Viejo Continente sin papeles.

Durante la distribución de la comunión, el obispo de Tucson, monseñor Gerald F. Kicanas, y el mismo cardenal O'Malley ofrecieron la eucaristía a los fieles presentes que se encontraban al otro lado de la valla que separa ambos países.

 AFP 163
AFP 163

La Iglesia católica de los Estados Unidos lleva tiempo implicada en los llamamientos al Congreso para que actúe de una vez en materia de reforma migratoria, propuesta que languidece en la Cámara baja, donde la mayoría republicana ha bloqueado hasta la fecha cualquier intento de llevar a votación un proyecto de ley al respecto como el ya aprobado hace casi un año en el Senado.