Kunkel repudió los linchamientos: "Los agresores no tienen derecho, son miserables y cobardes"

Natalia Bohdan
Natalia Bohdan

El diputado Carlos Kunkel condenó "el uso de la violencia, sobre todo por mano propia", señaló que ante un caso linchamiento como los que ocurrieron en los últimos días "trataría de evitar que se cometa una lesión o una delito mayor, como el homicidio", y se preguntó: "¿Quién asegura que cometió o iba a cometer un delito? ¿Quién decide que los que le están aplicando la sanción tienen derecho a hacerlo?".

Consultado por el periodista Lucas Morando sobre la idea de que "la gente está podrida", respondió: "Es la posición que tienen los que lo justifican. Los agresores tienen que venir acá y explicar lo que hicieron, porque no tienen derecho. Son unos miserables, cobardes. Pero la gente no está cansada, son cinco o seis hijos de puta que patearon al pibe en el piso, porque no tienen valentía de bancársela mano a mano con nadie y que cuando ven a alguien en situación de debilidad, sueltan sus instintos perversos".

Asimismo, apuntó contra la Justicia. "Si alguien que hurta sale en libertad después de que lo detienen, ¿de quién es la culpa?", preguntó. Y agregó: "Los que fomentan el 'la gente está cansada' son los que, cuando planteamos medidas para mejorar el servicio que da el Poder Judicial, nos dicen que 'no', que 'funciona perfecto'", observó.

A la hora de hacer una lectura política, cargó contra el massismo. "El Frente Renovador tiene a Aldo Rico, que fue ministro de Seguridad de la Provincia. El suyo fue el período con más muertes de policías, porque cuando se le da mano libre para el gatillo fácil, el que está arriba de un auto y ve que se le acerca un uniformado, y sospecha que lo va a detener, le pega un tiro antes. Darío Giustozzi también fue subsecretario de Seguridad de la Provincia. Me gustaría que los dos cuenten su experiencia y cómo bajaron el índice delictivo cuando la seguridad estuvo a cargo de ellos".

También le preguntaron cómo se frena la "ola de linchamientos". Replicó: "Juzgando al que hurta y al que agrede. Cuando los primeros 15 vayan presos, a los otros se les va a acabar el coraje para hacerlo".

Y diferenció los casos de linchamiento de lo ocurrido al ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, quien se defendió a los tiros en su casa de un grupo de delincuentes. "Eso fue autodefensa. Lo dice la ley. Una cosa es defenderse adentro de su casa y otra es perseguir al ladrón afuera", explicó.