162
162
 162
162

La asociación entre Luxottica, dueña de otras marcas, y Google "es un increíble ejemplo del período que estamos viviendo", donde "los límites entre los sectores se están derrumbando", dijo el CEO de la empresa italiana, Andrea Guerra, en una entrevista con el diario La Repubblica.


La semana pasada Google reveló que el fabricante de accesorios Fossil Group trabaja en un reloj con conexión a internet que funciona con el software Android para dispositivos móviles de Google.


Al anunciar su asociación con Luxottica para crear y vender sus anteojos conectados a internet en los EEUU, Google había dicho que se trataba del "mayor paso" dado hasta el momento hacia el "emergente mercado de las gafas inteligentes".


Los precios de la línea de productos Google Glass de Luxottica no se darán a conocer hasta se acerque su fecha de lanzamiento. Además de Ray-Ban y Oakley, las marcas de Luxottica incluyen Vogue-Eyewear, Persol, Oliver Peoples, Alain Mikli y Arnette, entre otras.


 162
162

El anuncio llega en momentos en que el gigante de internet busca pulir la imagen de las Google Glass antes de su esperado lanzamiento en el mercado estadounidense este año.


En una medida para hacer sus gafas más prácticas, Google dio a conocer en enero cuatro estilos distintos de armazón que también se pueden usar con lentes de prescripción. Esos marcos cuestan 225 dólares adicionales.


La semana pasada, la compañía publicó un comunicado para derribar los mitos que rodean a las gafas inteligentes, entre ellos que invaden la privacidad, distraen a los usuarios y son para fanáticos de la informática.


"Si alguien quiere filmarle secretamente, hay cámaras mucho, mucho mejores que una que usas de manera llamativa en tu cara y se enciende cada vez que le das una orden a través de la voz o presionas un botón", dijo Google.


"Si una compañía buscaba diseñar un dispositivo de espionaje secreto, podría hacer un mejor trabajo que las Glass", remarcó.


      Google Glass

En febrero, no obstante, Google publicó un código de buena conducta para los usuarios de las gafas que incluía recomendaciones como no ser grosero, pedir permiso para tomar fotografías y no permanecer con la vista fija en las gafas durante largo rato.


Los anteojos de Google están en fase de prueba hasta el momento, utilizados por un pequeño número de llamados "exploradores".


Las gafas se conectan a internet a través de una red Wi-Fi o de una conexión inalámbrica a los teléfonos móviles. Las fotos y videos tomados por los usuarios pueden ser compartidos en la red social Google Plus.


Hasta el momento, Google Glass sólo se vendió a un selecto grupo de sujetos de prueba conocidos como "Explorers" (exploradores), que con frecuencia han sido víctimas de burlas por usar unos anteojos futuristas que parecen más apropiados para un cíborg que para humanos.


Más de 10.000 personas han comprado las Google Glass como parte del programa Explorer.