La Voz
La Voz
La Voz
La Voz

Desde aquel miércoles 24 de marzo de 1976, ningún canal emitió contenido  sobre el golpe de Estado sin previa aprobación de los dictadores Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera. Los medios  fueron tomados en su totalidad por los militares y un país era distraído por el fútbol.

La selección argentina derrotó a Polonia (2-1) y en el momento que se gritaban los goles se producía un nuevo golpe en el país. En la noche anterior, el duelo de Copa Libertadores entre River Plate y Portuguesa de Venezuela había relajado a muchos antes de dormir.

A la medianoche, minutos después de finalizado el partido en el estadio Monumental de Buenos Aires, la presidente Isabel Martínez de Perón fue derrocada, detenida y trasladada a la provincia Neuquén. En ese momento, los militares ya eran los nuevos dueños de los medios estatales: Radio y TV.

El gobierno de facto asumía por la mañana y un comunicado llevó tranquilidad a los futboleros: el partido entre Argentina y Polonia quedaría programada dentro de la cadena nacional. Compartía grilla con marchas militares y comunicados de la junta.

La Voz
La Voz

En horas de mediodía, los goles de Leopoldo Luque y René Houseman generaban felicidad mientras algunos argentinos ya eran "chupados" y otros se escondían temiendo lo peor.

Ese día, la prensa consideró aquella victoria albiceleste como "la mayor hazaña de la historia en el exterior" y los integrantes del equipo nacional se enteraron horas después del partido sobre las novedades políticas en su país.

La gira del seleccionado continúo por Europa y en el país no se detenían los eventos futbolisticos. La Copa Libertadores y el torneo Metropolitano seguían su rumbo. Mientras la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea conformaban el "Proceso de Reorganización Nacional".

El sábado 20 de marzo, el equipo del "Flaco" César Menotti venció 1-0 a la Unión Soviética, en Kiev. Y diez después, cayó 2-1 ante el equipo Hertha de Berlin, lo que significó la segunda derrota de la gira (antes perdió con Hungría).

 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

Al mismo tiempo que intelectuales, estudiantes militantes o activistas sindicales eran desparecidos, secuestrados, asesinados o exiliados. Y a los periodistas deportivos se les recomendaba hablar sólo de fútbol. Nombrar a los jugadores y no mucho más.

El fútbol sería la mejor propaganda de cara a la Copa Mundial Argentina 1978 en medio del terrorismo de Estado. Entretener a la gente con un acontecimiento único en el país le calzó a la perfección a la junta militar. Este lunes, los argentinos celebran un nuevo Día de la Memoria. Se recuerdan aquellas 30.000 luces que se apagaron y exigen que no se repita "Nunca más".

      Argentina 3-1 Holanda (1978)

En 1978 un país celebró el primer campeonato del mundo y los dictadores celebraron en las tribunas del Monumental