La Capital
La Capital

Nuevos detalles emergen sobre el plan para matar a un juez y a un fiscal, Juan Carlos Vienna y Guillermo Camporini, que intervienen en un expediente por narcotráfico contra la peligrosa banda rosarina Los Monos, arrojando luz sobre el modus operandi de los asesinos.


El plan fue descubierto el miércoles pasado por el juez federal 3 de Rosario, Carlos Vera Barros, a partir de escuchas telefónicas que ordenó al teléfono del policía Germán Almirón, vinculado a Los Monos.


Autoridades policiales informaron que Almirón está detenido en la Jefatura de Policía de Rosario por facilitar la fuga de Juan Domingo Ramírez (39), que había sido apresado como presunto sicario y proveedor de bunkers de la banda narco.


En las escuchas que emergieron inicialmente, el policía habla con un hombre identificado como César Arón Treves, alias "Ojudo", que está detenido en el penal de la localidad santafesina de Coronda, procesado como partícipe de un homicidio ocurrido en Rosario en noviembre de 2012.


"Nunca pasó en la historia de Santa Fe que mataran a un fiscal o a un juez. Hasta que no pase todo va a seguir igual", asegura el policía Almirón luego de que el recluso Treves le propone atentar contra el juez Vienna, que en febrero pasado procesó a 36 integrantes de la banda "Los Monos", entre ellos 12 policías santafesinos.


"Lo único que te pido es que me consigas dónde vive y el auto que tiene, que después yo me encargo", le ruega Treves al policía Almirón en relación a Vienna, a quien se refieren como "salchicha".


En otro tramo, Almirón le dice a Treves: "Mañana me decís si nos comemos el arroz con salchicha o nos comemos el bocón. Si yo me como el bocón, salchicha se va a pegar un susto de aquellos". Fuentes de la investigación señalaron que la referencia al "bocón" es por el fiscal de Cámara Camporini, quien dirige el equipo del Ministerio Público encargado de la investigación de "Los Monos".


En las revelaciones que acaban de conocerse, Almirón resume: "Dale, listo. Bueno, mirá. Esto es simple, por acá, por Lagos, lo vas a ver entrar y lo vas a ver salir. Te sentás arriba de un auto y ¡tuc! Una pavada, yo te consigo la lata y listo".


Por su parte, Treves replica: "Es sencillo, primero hacemos lo que tenemos que hacer y después tiramos un anónimo. Mandá alguno y encontramos el juguete donde sea y listo. Se terminó. Es cortita la ronda".


Según informó durante el fin de semana el diario local La Capital, el atentado contra el juez Vienna iba a ser realizado por un sicario apodado "Anteojito".