Mirtha Legrand tuvo como invitados en su ciclo de almuerzos de los domingos a los periodistas Jorge Lanata y Marcelo Longobardi. A lo largo del programa, que se emite por la pantalla de El Trece,  tocaros temas políticos, económicos y también hablaron de su vida privada.

"¿Tengo libertad para preguntar?", les consultó al principio la conductora. Lanata le respondió: "Sí, si te decimos que no igual vas a preguntar... Lo peor que nos puede pasar es que nos peleemos, pero después nos arreglamos".

Longobardi se emocionó cuando vio un video que grabó su mujer Laura junto a algunos de sus hijos. Contaron que el conductor es un obsesivo por el orden y que no sabe prepararse un sándwich. "A pesar de sus defectos, yo lo volvería a elegir", dijo Laura.

En cuanto a situación política actual, Lanata aseguró: "El país está en un momento de transición.  Para mí el kirchnerismo se terminó aunque ellos no se hacen cargo de eso. El núcleo duro del kirchenrismo va a sobrevivir, pero va a ser como el menemismo, a marcar una época. Yo creo que va a dejar de tener mayoría. Se fue corriendo el velo del relato...Cada vez queda en evidencia lo que son".

También se refirieron a los posibles candidatos presidenciales, como Daniel Scioli, Sergio Massa, Hermes Binner, Julio Cobos o Mauricio Macri. "En términos generacionales, Macri, Massa y Scioli pertenecen a una generación. Sería un cambio radical para la Argentina que ellos se constituyeran como una generación e intentaran, por ahí sin éxito, gobernar por muchos años, compitiendo con otra generación como Cobos o la Cámpora. La fragmentación entre los tres no es buena para la Argentina. Anque alguno de los tres va a ganar", opinó Longobardi.

Por otra parte, Marcelo recordó cuando tuvo una pelea con Néstor Kirchner en 2010: "Fue una entrevista complicada... Esa reunión duro unos cuatro minutos. Me impresionó el estado, estaba muy mal, sacado, transfigurado. Me llamó la atención la escena. Me insultó mal, me parecía raro porque habíamos tenido otras reuniones previas".

Luego, Legrand recordó cuando lo retó a Lanata durante la entrega de los premios Tato. "Lanata, pum pum pum. Tuviste el aplauso más grande Lanata", le había dicho "Chiquita" en esa oportunidad. Además les pidió que no utilizaran esa frase grabada en la radio, como suele hacerlo Longobardi para molestar a su colega en la radio.

Además, hablaron sobre la vinculación del vicepresidente Amado Bodou con el caso Ciccone. "Bodou hizo el laburo para alguien y ahora está en una situación compleja y tiene un problema muy serio por un negocio que quizás no era de él. Algo pasó al momento de la muerte de Néstor Kirchner, porque ese negocio dicen que fue pensado por él, es lo que yo sé... En esta obsesión que había por mezclar poner y dinero, Kirchner imaginó quedarse con la fábrica de los billetes. Bodou debe ser el responsable de la ingeniería financiera de ese negocio", aseguró Marcelo.

Mirtha les preguntó cómo veían al futuro de la Argentina en los próximos seis meses. "No creo que haya ninguna sorpresa, ningún cambio", opinó Longobardi. Mientras que su colega agregó: "Ellos también perciben que todo acabo, no tienen forma de volver atrás. El relato quedó desenmascarado. Ella cree que está siendo una revolución, pero es un gobierno conservador".

Tras estas críticas, Mirtha realizó una humorada para distender un poco el clima: "La gente va a creer que somos tres opositores. Este es el mejor chiste".  "Yo no soy opositor, pero sí soy hipercrítico... Tengo una visión crítica de este proceso desde el día que empezó", le contestó Marcelo.

En el final, la conductora los sometió a un divertido ping pong para que opinaran sobre distintos políticos y personajes como Cristina Kirchner, Axel Kicillof, Sergio Massa, Marcelo Tinelli, Lilita Carrió, el papa Francisco, entre otros.