Gentileza Especial 163
Gentileza Especial 163

Una base de la Secretaría de la Marina Armada en La Placita, municipio de Michoacán, se encuentra rodeada desde hace dos días por cientos de ciudadanos, que protestan por el desarme de 14 miembros de las autodefensas.

Semeí Verdía, comandante del grupo armado civil en la comunidad de Ostula, precisó que desde las 15:00 del jueves impiden la salida de un centenar de marinos de las instalaciones para exigir la devolución de las armas decomisadas, según el diario Universal.

"Este desarme significa de qué lado está el Gobierno, que no está con el pueblo sino con la delincuencia", dijo Verdía, uno de los firmantes de los acuerdos establecidos el 27 de enero entre el gobierno de Enrique Peña Nieto y el Consejo General de Autodefensas y Comunitarios para su legalización.

Explicó que el miércoles unos 40 efectivos les quitaron su arsenal a los 14 comunitarios que resguardaban la región, considerada bastión de Los Caballeros Templarios, que fue tomada el pasado 15 de febrero.

"El comandante Alfredo Valdés de León me dijo que había sido un error que nos hubieran autorizado a estar armados, pero yo le dije que nos autorizó el pueblo, que el Gobierno lo tuvo que hacer por vergüenza al ver que limpiábamos el cochinero", declaró Verdía.

Agregó que si bien guardias rurales de los municipios de Aquila, Chinicuila y Coahuayana están apostados en la carretera que recorre la costa michoacana, no están impidiendo el paso del flujo vehicular. "Eso es lo que estamos reclamando, queremos todas las armas de vuelta", dijo. La primera autodefensa de Michoacán surgió en Ostula en 2009.