Con el objetivo primordial de cuidar el cero, Edgardo Bauza paró un equipo ultradefensivo para visitar a Unión Española. Si bien el entrenador acomodó tres zagueros, el doble cinco compuesto por Juan Mercier y Néstor Ortigoza, acompañados por Emanuel Mas y Julio Buffarini en las bandas, contribuían a una presión que nacía desde sus atacantes.

En cambio, José Luis Sierra apostó por la superpoblación en la mitad de la cancha para ganar el medio y asistir al solitario Gustavo Canales. Con planteos tan dispares, el que logró dominar la posesión del balón fue el "Ciclón", aunque sus llegadas no representaron un gran peligro en el arco defendido por Diego Sánchez.

Sin embargo, la acción más clara de la primera etapa la protagonizó el dueño de casa a través de un creativo Cristian Chávez: el ex Boca asistió a un insolente Nicolás Berardo, quien de primera hizo lucir a Sebastián Torrico con una maniobra extraordinaria.  Ante la ausencia de buenas combinaciones ofensivas, el "Pochi" intentó de larga distancia, pero la respuesta del guardameta fue nuevamente notable.

En el complemento, la dura falta que le cometió Mauro Cetto a Matías Campos complicó a la visita, ya que José Buitrago decidió expulsar al defensor. Con inferioridad numérica, el "Cuervo" replanteó su esquema y apostó definitivamente a la velocidad de Héctor Villalba.

A pesar del ingreso de Nacho Piatti, los porteños continuaron sin encontrar el rumbo en un partido que se presentaba cada vez más oscuro. La buena combinación entre Campos, Chávez y Canales le permitió al elenco transandino ponerse en ventaja. La ausencia de ideas y el escaso poder ofensivo eran argumentos suficientes para suponer una nueva derrota "blaugrana".

     

La derrota dejó una sensación muy preocupante en el "Patón", dado que su sueño de conseguir el boleto a los octavos de final, quedará sujeto a la obligación de ganar en sus próximos compromisos, en Quito y en el Nuevo Gasómetro.

Además, la diferencia pudo ser mayor: si el remate de Sebastián Jaime no hubiese rebotado contra el poste derecho de Torrico Unión Española hubiera liquidado el pleito con antelación. Por lo tanto, la cima del grupo quedó en las manos del Botafogo, que suma 7 puntos, seguido de los "Hispanos", que llegaron a los 6, e Independiente del Valle y San Lorenzo, ambos con 4. La obsesión de la Copa volvió a perjudicar a un club, que ahora deberá apostar por el campeonato doméstico.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com