Nicolás Stulberg
Nicolás Stulberg

La Cámara Penal y Contravencional de la Ciudad ratificó este miércoles la orden de desalojo del predio de Villa Lugano ubicado en avenida Cruz entre Pola y Escalada, que fue usurpado hace 23 días. El procedimiento se realizaría hoy.

Según especificó el tribunal, la medida debe cumplimentarse en horario diurno, de 9 a 19, y estará a cargo de las policías Federal y Metropolitana, así como de Gendarmería Nacional.

Esta última disposición obligará a que los gobiernos nacional y porteño deban coordinar su accionar, luego de los cruces que hubo tras el primer intento fallido de desalojo.

En aquella ocasión, el juez penal Gabriel Vega ordenó que la Policía Metropolitana se encargue del operativo y el fiscal pidió la presencia de la Federal y de Gendarmería, lo que fue rechazado por el secretario de Seguridad Nacional, Sergio Berni. El procedimiento finalmente no se cumplió por "falta de recursos", en medio de cruces y chicanas entre los gobiernos de Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

En los últimos días, la causa había sido frenada por una recusación de la Defensoría General de la Ciudad al camarista Marcelo Vázquez por adelantar su opinión. Sin embargo, sus compañeros en la cámara, Sergio Delgado y Jorge Franza, ratificaron al magistrado y acordaron, entre los tres, disponer el desalojo.

Los ocupantes, mientras, convocaron a una concentración. "Desde la tarde que nos vienen llegando rumores de que mañana hay desalojo. Por eso les pedimos a todos que mañana a las 8 estén acá para contarle a toda la sociedad la masacre que va a perpetrar la (policía) Metropolitana y el gobierno de Mauricio Macri", comentó Marcelo, uno de los delegados del barrio, en diálogo con Télam.

"Esto no se arregla echándonos, porque así nadie se hace cargo del problema, y porque no tenemos a dónde ir. Los funcionarios judiciales y porteños que piden este desalojo son los que nunca quisieron escucharnos", concluyó.

El predio, bautizado barrio "Papa Francisco", fue tomado el 25 de febrero por vecinos de la Villa 20, en reclamo de una promesa incumplida del gobierno porteño para construir sus viviendas.