AFP 163
AFP 163

El ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo (2000-2004), que había sido extraditado en mayo del año pasado, "se declaró culpable de conspiración para perpetrar un lavado de dinero" durante una audiencia celebrada ante el magistrado Robert Patterson en los tribunales de Manhattan.

Si bien el cargo que se le imputa tiene una pena máxima de 20 años de prisión, Portillo sólo cumpliría hasta seis años de cárcel efectiva, tras un acuerdo con la Fiscalía de Manhattan.

Portillo, de 62 años y el primer ex gobernante latinoamericano en ser entregado por su propio país a la Justicia de Estados Unidos, se había declarado "no culpable" tras ser extraditado desde Ciudad de Guatemala, pero modificó su posición tras una larga negociación con la Fiscalía.

Según el compromiso escrito entre ambas partes, del cual la AFP obtuvo una copia, Portillo aceptó el cargo que se le imputaba así como pagar a Estados Unidos la suma de 2,5 millones de dólares a cambio de una reducción de su pena.

Portillo estaba acusado originalmente del delito de conspiración para lavar 70 millones de dólares en bancos norteamericanos durante su gestión, aunque en el acuerdo con la Fiscalía sólo se hace mención a 2,5 millones en sobornos pagados por el gobierno de Taiwán para que Guatemala reconociera diplomáticamente a la isla.

"El ex presidente Alfonso Portillo pudo haber pensado que su posición de poder le evitaría tener que responder por haber aceptado coimas multimillonarias en dólares para acomodar la política exterior de su país, para malversar dinero para beneficio del pueblo guatemalteco y usar bancos estadounidenses para lavar esos fondos obtenidos de manera ilegal", dijo el fiscal federal de Manhattan, Preet Bharara.

La sentencia se dará a conocer el 23 de junio.


 AP 163
AP 163

Si bien el juez Patterson puede condenar a Portillo a hasta 20 años de prisión, la Fiscalía propone una sentencia de entre 46 y 71 meses de cárcel, es decir un máximo de 6 años, afirma el acuerdo sellado con la defensa.

"Esas son las directrices para la imposición de penas propuestas por la Fiscalía. El juez no está obligado a seguirlas", dijo a la AFP la vocera de Bharara.

Una larga batalla legal

El ex presidente guatemalteco había sido capturado el 26 de enero de 2010 cuando intentaba abandonar su país de forma ilegal -rumbo a Belice-, en respuesta a un pedido de un tribunal de Nueva York.

Fue absuelto en 2011 en tribunales guatemaltecos por el supuesto desfalco de unos 15 millones de dólares en el Ministerio de la Defensa en 2001, pero no recobró su liberad por la petición estadounidense.

Portillo presentó varios recursos para evitar su extradición a Estados Unidos, aprobada en noviembre de 2011 por el ex presidente Álvaro Colom (2008-2012).

Pertenecía al Frente Republicano Guatemalteco, partido fundado por el ex dictador Efraín Ríos Montt, a quien la Justicia mantiene procesado bajo acusaciones de genocidio contra indígenas durante su mandato (1982-1983) tras anular una primera condena.


Reuters
Reuters

La extradición de Portillo el 24 de mayo de 2013 tomó por sorpresa a muchos. El ex mandatario fue trasladado a Estados Unidos desde un hospital militar de la capital guatemalteca en el que se encontraba por problemas de salud.

Es el primer ex presidente latinoamericano en ser entregado a Estados Unidos. El ex dictador panameño Manuel Noriega fue sacado de su país en una invasión en 1989, cumplió 20 años de prisión en Miami por lavado de dinero y narcotráfico, y luego fue enviado a Francia, que finalmente lo extraditó a Panamá en 2011.

En otro caso, el ex dictador boliviano Luis García Meza (1980-81) huyó con identidad falsa a Brasil, de donde fue extraditado en 1995, desde cuando purga en una cárcel 30 años.