Ucrania disolvió el parlamento de Crimea, previo al referéndum

El Congresoo en Kiev decidió por unanumidad castigar los intentos secesionistas de la región autónoma, aliada de Rusia

 AP 163
AP 163

La Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania disolvió este sábado el Legislativo de la república autónoma de Crimea, que convocó para el domingo un referéndum sobre su anexión a Rusia.

La decisión, que entró en vigor de manera inmediata, fue adoptada con los votos de 278 de los 296 diputados presentes en la Cámara ucraniana.

La resolución de la Rada señala que el cese anticipado de las facultades del Legislativo autonómico se adopta en consideración al dictamen del Tribunal Constitucional de Ucrania, que el viernes declaró inconstitucional el referéndum convocado por la autonomía de Crimea sobre su integración en Rusia.

Además, el Constitucional ordenó el cese de la actividad de todas las comisiones electorales que preparan la consulta en la autonomía de Crimea y prohibió a sus autoridades financiar el referéndum.

Ajenas a las decisiones que se toman en Kiev, las autoridades prorrusas de Crimea tienen todo listo para la consulta de este domingo, en la que la población de la autonomía deberá decidir si se integran a Rusia o se mantienen en Ucrania.

Los crimeos han sido convocados a la urnas para contestar a dos preguntas: "¿Está usted a favor de la reunificación de Crimea con Rusia como sujeto de la Federación Rusa?" y "¿Está usted a favor de que se vuelva a poner en vigor la Constitución de Crimea de 1992 y del estatus de Crimea como parte de Ucrania?".

En la rebelde península, bañada por el mar Negro, vive casi un 60 por ciento de rusos, un 25 de ucranianos y un 12 de tártaros.

Desde finales del pasado mes de febrero, soldados sin distintivos se han hecho con el control de casi la totalidad del territorio de Crimea, un despliegue que ha sido denunciado por la autoridades de Ucrania como una agresión militar de Rusia.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha negado que esos soldados pertenezcan a las fuerzas armadas rusas, pero al mismo tiempo ha declarado que se reserva el derecho de intervenir militarmente en Ucrania para defender a los rusos étnicos y a la población rusohablante.