Télam
Télam
 DyN 162
DyN 162

El tono amable y cordial que utilizó el ministro Axel Kicillof  -muy diferente al observado en anteriores presentaciones en la Cámara de Senadores- no alcanzó para disipar una de las grandes dudas que quedan del acuerdo con Repsol: el criterio utilizado para que el Tribunal de Tasación, que depende del ministerio de Planificación Federal, haya valuado en 5.000 millones de dólares la compensación por el 51 % de las acciones de YPF, expropiadas por el Gobierno a la petrolera española en abril de 2012.

En su exposición, el ministro manifestó que "es un arte muy difícil calcular el valor de la petrolera como YPF". Explicó que una de las alternativas de pago consistía "en un proceso que incluya un depósito de 5.000 millones de dólares en un juzgado internacional y luego esperar dos años hasta que el tribunal se expida por la expropiación" Y otra, que fue la que adoptó el Ejecutivo, que es hacerlo "con un pagaré al 2033 sin poner efectivo con bonos del estado nacional y en cuotas".  Aclaró también que se evaluó pagarle con activos a Repsol, pero la idea se dejo de lado.

"Lo que no nos explicó Kicillof a los senadores fue la rapidez y la forma con la cual el Tribunal de Tasaciones fijó el precio de la empresa en 5.000 millones de dólares", comentó un legislador que participó de la audiencia. Apuntó que en el Convenio de Solución Amigable y Avenimiento del acuerdo se cita una nota del 25 de febrero del 2015 de dos páginas firmada por el presidente del Tribunal de Tasación, Galdino Cataneo, dirigida al secretario de Política Económica Emanuel Alvarez Agis.

"En ella se detalla una sospechosa formación de una sala ad hoc que realizó a pedido del ministerio la valuación de las acciones sujetas a expropiación en 5.000 millones de dólares, cuando en realidad el valor que se pagará será de 6. 000 millones de dólares algo que no consta en esa declaración. Pero lo sorprendente es que fue la Secretaría de Finanzas, a cargo de Pablo López, realizó el trabajo para tasar el valor del 51 % de YPF  a pagar a Repsol, e incluso determinó la tasa
del 0,61 % que se debe pagar al Banco Nación" señaló.

Kicillof sorprendió a los senadores cuando, con una muy completa y elogiada presentación con  Power Point , mostró con datos que desde la expropiación de YPF el Estado ya se ahorró ya los 5.000 millones de dólares que tiene que pagar por la compañía, algo que hizo sonreír a algunos senadores de la oposición. Dijo que 1.200 millones de dólares se ahorran en importación de combustible en el 2012 y el 2013 por el alza de la producción de la empresa. A eso le sumó 2.000 millones en dividendos no distribuidos, entre el 2012 y 2013 como lo hubiera hecho la gestión anterior, y además mostró que la valorización del capital de la empresa creció en unos 1.700 millones desde el comienzo de la expropiación. Al respecto, un representante de la UCR dijo: "Me parece que no sabe sumar el ministro, porque le faltan unos 100 millones de dólares para llegar a los 5.000 que él dice. En realidad si consideramos el paquete adicional de 1.000 millones más y el Gobierno termina pagando con emisión de bonos por unos 6.000 millones de dólares y no los 5000
millones que dice el ministro, porque el valor de mercado no llega a los 4.670 millones que indica el acuerdo".

El senador del PRO Diego Santilli dijo que "Kicillof no aclara cómo tasaron la empresa". "Hay que considerar también la velocidad del Tribunal de Tasación para calcular el valor del 51 % de las acciones de Repsol, pero a eso hay que sumarle que desde el Estado se quedó con YPF la nafta en la Argentina aumentó un 100 % y eso el ministro no le explica a la gente el costo de una que yo considero expropiación escandalosa", agregó.

Kicillof indicó que "el precio que se paga es el que el Poder Ejecutivo consideró razonable en sintonía con el Tribunal de Tasación". Añadió que "como se paga prácticamente dos años después de la expropiación hay que sumarle una 0,61 por ciento que es la del Banco Nación para los depósitos en dólares para ese período", lo que confundió mas a los senadores.

Tambien destacó que "es una burrada lo que hacen algunos de sumarle al valor de los 5.000 millones de dólares los intereses hasta el 2033, año en que vence el último bono". "No es verdad que estemos pagando unos 10.500 millones de dólares, como dicen algunos analistas de la oposición".

"Yo no soy un experto en valuar empresas y ninguna empresa se vende por su valor libros o su valor de mercado, ya que el mismo a veces no refleja el verdadero valor", dijo. Expresó que de acuerdo a un esquema de cálculo de flujo de fondos futuro la empresa YPF vale unos 12.000 millones de dólares. Sin embargo el Gobierno adoptó el cuestionado valor de 5.000 millones de dólares que estimo el Tribunal de Tasación. El criterio y la manera para calcular el valor del 51 % de las acciones de YPF es la gran duda que quedó entre los senadores de la oposición.

"Kicillof nos quiere meter el perro y el que tiene el moñito puesto y festeja con champagne es el CEO de Repsol, luego de lograr que le paguemos los 10.500 millones que pedía en julio de 2012, cuando Repsol presento la demanda en el CIADI por la expropiación", reflexionó un opositor.