La concesión que tuvo a su cargo Sergio Taselli del Yacimiento Carbonífero Río Turbio entre 1994 y 2002 no para de sumar más y más sospechas en el manejo millonarias sumas de dinero. Ahora, la Justicia volvió a citar a indagatoria al empresario a raíz de una estafa de más de 4 millones de pesos por la compra de una máquina que nunca apareció, y que incluso se le cobró al Estado.

El empresario Taselli en un tramo de la causa está en instancia de juicio. Pues se lo acusó de defraudación por administración fraudulenta durante los 8 años que tuvo la concesión y que recibió subsidios del Estado. En esa misma causa, aún se sigue investigando al actual secretario de Energía Daniel Cámeron por la falta de control de ese dinero público que recibía la concesión, ya que entre el 8 de febrero de 1995 y el 25 de abril de 2002 integró una comisión fiscalizadora a tal fin.

Ahora el juez federal Sergio Torres volvió a citar a Taselli a indagatoria para el 26 de marzo próximo. Lo hizo a pedido del fiscal Federico Delgado quien acusó al empresario de haber incluido en la nómina de acreedores a la firma Centrales Térmicas del NEA por un monto de $ 4.504.383,33 por la supuesta compra de la máquina Turbotas BAR 21, marca General Electric.

Lo cierto es que la investigación arrojó que la máquina nunca apareció, con lo cual se habría tratado de una compra ficticia. En el expediente un peritaje contable arrojó que no pudo comprobarse ni "técnica ni económicamente" la adquisición de la máquina.

Pero además, la empresa que luego cobró a manos del Estado por la venta de esa máquina resultó ser propiedad de Taselli.

Al pedir que se lo cite nuevamente a indagatoria, el fiscal Delgado aseguró que Taselli como presidente de Centrales Térmicas del NEA habría inducido al juez comercial a cargo del concurso a lograr la verificación y poder cobrar el crédito por la venta de esa máquina.

Mientras que Taselli y otros acusados están a la espera del juicio, en instrucción aún se sigue investigando al secretario Cámeron. El funcionario había sido procesado por el juez Torres pero la Cámara Federal el año pasado lo sobreseyó, lo que fue apelado por el fiscal de Cámara Germán Moldes.

A principio de este año la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal aceptó evaluar esa apelación fiscal, con lo cual Cámeron por ahora continúa investigado y será ese Tribunal quien determine

si lo procesa o lo desvincula del caso.