Especialistas respaldaron al fiscal Campagnoli y alertaron que corre riesgo la independencia judicial

 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

Como parte de la campaña de defensa que lleva adelante desde hace meses, la agrupación Será Justicia organizó este martes una jornada de debate a propósito del inminente juicio político contra José María Campagnoli, el fiscal que fue apartado de su cargo por su investigación contra el empresario santacruceño Lázaro Báez.

Desde las seis de la tarde, jueces, funcionarios judiciales, dirigentes de la oposición y ciudadanos sin afiliación política llegaron al Teatro San Martín, en el centro porteño, para asistir al evento. En la puerta de la sala los esperaba un pantalla con fotografías del fiscal, folletos de la organización y una decena de personas que invitaba a firmar las planillas a favor de la continuidad del fiscal.

Juan Curutchet, de Será Justicia, dijo a Infobae que la convocatoria respondía a la necesidad de evitar lo que calificó de "injusticia". "Todos somos Campagnoli", indicó al repetir el lema de la bandera que adornaba el escenario donde minutos después abriría la jornada.

Su agrupación está a la cabeza de la difusión del caso que se originó con el embate de la procuradora General, Alejandra Gils Carbó. En conjunto con otras organizaciones, han reunido más de 100 mil adhesiones. Y ese éxito en la "concientización" que pregonan le permite hoy confiar en que, pese a que el tribunal que realizará el juicio contra Campagnoli fue el mismo que ya la suspendió, hay posibilidad de revertir la situación. "El Gobierno ha dado muestras de que a veces toma nota del reclamo de la sociedad", se esperanzó.

Acomodadas las quinientas que entraban en el lugar, Curutchet y su compañero Juan Arocena dieron pase a la entrevista que el periodista Nelson Castro le hizo a Ignacio Irigaray, defensor de Campagoli. El abogado estimó que el proceso en contra del fiscal fue una consecuencia de la investigación que emprendió contra Báez, y que puso en evidencia una ruta de dinero negro que vinculaba a miembros del oficialismo.

Irigaray: "En algún momento del proceso vamos a ganar".

"Nunca vi que un caso llegara a este punto", admitió Irigaray, y observó que en la argumentación en la que la procuradora fundó su acusación -entre otros cargos, por supuesto mal desempeño- "pareciera que el motivo (del pedido de suspensión) fuera otro". El letrado coincidió con Castro en que la medida puede ser un mensaje de escarmiento a otros fiscales que se animen a hacer investigaciones de esa naturaleza, y apuntó como una señal de ello el "castigo" a los colaboradores de Campagnoli, cuya fiscalía fue parcialmente desmantelada.

Al término del acto, Irigaray reconoció ante este medio que el jury que le espera a su defendido -aún sin fecha, pero con seguridad antes de julio- es "muy difícil", ya que la mayoría de los miembros del tribunal responden a Gils Carbó. Consideró, no obstante, que el respaldo de la ciudadanía y de ciertas instituciones permiten cierta "esperanza". Y se mostró convencido de que en caso de perder el juicio político saldrán victoriosos si el caso llega a la Corte Suprema: "En algún momento del proceso vamos a ganar".

 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

El diálogo entre el abogado y Castro estuvo seguido por un panel de prestigiosos especialistas, entre ellos Pablo Lanusse, quien antes de su intervención explicó a Infobae que "cuando un juez o un fiscal es perseguido por sus pronunciamientos está en juego la libertad y la división de poderes". En el escenario, el también asesor de la comunidad judía en la causa AMIA dijo hay otros ejemplos de "persecución" como éste y cargó contra la procuradora: "Lo que hace es disciplinar al Ministerio Público".

Lanusse: "Lo que hace Gils Carbó es disciplinar al Ministerio Público".

El constitucionalista Daniel Sabsay se manifestó en una línea similar y advirtió sobre el riesgo de que el avance sobre Campagnoli tenga un efecto intimidatorio en otros fiscales y jueces. En tanto, el ex diputado Ricardo Gil Lavedra evaluó que la trascendencia que el caso tomó en la opinión pública es porque "ha despertado una consciencia de gente que está harta de la impunidad".

Cerraron los paneles los miembros del Concejo de la Magistratura Ricardo Recondo y Daniel Ostropolsky, quienes reconocieron fallas en el sistema judicial pero fueron optimistas con el futuro de ese poder.