EFE 163
EFE 163

El alcalde de la ciudad de Río de Janeiro, Eduardo Paes, pidió ser multado por tirar basura a la calle, tras la difusión de un video que aparentemente lo muestra lanzando fruta al suelo en plena huelga de basureros en la ciudad.

Paes, creador del programa Basura cero, pidió disculpas por el equívoco y dijo que no recuerda  haber lanzado basura al piso durante un acto político, pero afirmó que pagará una multa de 157 reales (67 dólares) "ante la duda".

"El video -difundido en redes sociales- no muestra claramente al alcalde tirando al piso un pedazo de fruta. Ante la duda, determinó que la Compañía Municipal de Limpieza (Comlurb) emita una multa en su contra", señaló su responsable de prensa en un comunicado.

Voceros de la gobernación de la ciudad aseguraron, asimismo, que el alcalde no tira basura al suelo y que posiblemente lanzó el pedazo de fruta a un basurero más distante o se lo entregó a alguno de sus asesores para que éste lo tirara a la basura.

Una huelga de basureros, iniciada en pleno carnaval en demanda de mejores salarios y que cumple este viernes una semana, ha dejado a la "cidade maravilhosa" convertida en un gran basurero a cielo abierto. Esto, a pesar de que la Alcaldía ha montado un esquema de recolección de residuos de emergencia.

El reclamo de los recolectores de un aumento salarial coincidió con el final de los festejos de carnaval, por lo que montañas de basura adornaron esta semana las playas cariocas.

El jueves, una manifestación en el centro de Río reunió a unos 300 barrenderos, que gritaron consignas contra el alcalde y el sindicato.

El carnaval y la Copa del Mundo son para la imagen del país en el exterior, pero no es el verdadero Brasil!", lanzó uno de ellos al micrófono, antes de que todos corearan el eslogan que se repite en todas las manifestaciones callejeras de Río: "Nao vai ter Copa" ('No habrá Copa').

Los huelguistas reclaman un

aumento de sueldo a 1.680 reales (unos 726 dólares o 9.500 pesos).