EFE 163
EFE 163

El papa Francisco relató, en una audiencia con los párrocos de Roma, una anécdota de su vida en la que robó del ataúd donde reposaba un sacerdote argentino amigo la cruz del rosario que éste estrechaba entre sus manos y que desde entonces lleva siempre consigo.

En un encuentro con a los clérigos de su diócesis, como obispo de Roma Francisco destacó la importancia de la "misericordia" entre los sacerdotes.

   Para ello contó la historia del padre Arístide, un anciano sacerdote de la parroquia del Santísimo Sacramento de Buenos Aires, quien era muy conocido por ser un gran confesor y que incluso fue enviado a confesar a Juan Pablo II durante su visita a la Argentina.

   Francisco explicó que en aquella época era vicario general y que, cuando supo de la muerte de ese sacerdote, acudió a la capilla ardiente y se sorprendió de que no hubiera nadie, sólo un par de ancianas velándolo.

    Entonces, explicó, fue a comprar unas flores y las colocó al lado del féretro y no pudo resistirse al ver la cruz del rosario que el padre estrechaba entre sus manos y, "poco a poco" y sin ser visto, la arrancó y se la metió en el bolsillo.