163
163

El grupo llamado "Cantón Marítimo" ya ha concentrado a más de 8 mil amigos en la red social Facebook, en una campaña con tono humorístico para que la isla italiana de Cerdeña sea adquirida por Suiza, de acuerdo con un artículo publicado en BBC Mundo.

La iniciativa, impulsada por el italiano Andrea Caruso, también cuenta con una página web en la que están enumerados los argumentos a favor de la separación.

"Creemos que con Italia no hay un futuro ni para nosotros ni para nuestros hijos"

     "Creemos que con Italia no hay un futuro ni para nosotros ni para nuestros hijos", dice el sitio web.

"Querríamos vivir en un país normal que ofrezca a sus propios ciudadanos la oportunidad de trabajar, de crear empresas, que tenga leyes iguales para todos, con una economía estable e impuestos equilibrados. Querríamos que Cerdeña saliera de Italia para unirse a la confederación".

A su vez, los partidarios de la iniciativa argumentan que si ésta prospera, será beneficioso para todos, porque con el dinero recibido, Italia podría, por ejemplo, reducir una parte de su gigantesca deuda pública.

Andrea Caruso asegura que el sistema federalista suizo podría ayudar a los sardos "a explotar su tierra para su propio beneficio". Sin embargo, también admite que tal cosa podría ser inconstitucional, en una entrevista con el sitio web The Globalist.

Caruso ha subido recientemente a su grupo de Facebook una fusión de la bandera suiza con los llamados "cuatro moros" de la bandera de Cerdeña.

Aunque la campaña tiene un tinte humorístico y no se trata de una iniciativa que apele a los mecanismos legales para convertir a Cerdeña en parte de Suiza, existe en la isla un pequeño movimiento que en las últimas elecciones escribió "Canton Marítimo" en las papeletas electorales.

Una encuesta llevada a cabo entre los lectores de la web suiza en alemán

Bluewin

mostraba que

existe una gran aceptación de esta idea

. Tres cuartos de los votantes de la encuesta fueron convencidos por el eslógan: "

Sí, finalmente Suiza tendrá una línea costera".

La crisis económica que afecta a la zona del euro hace varios años ha impulsado iniciativas similares en Grecia para que el país se desprenda de las islas que posee en el mar Mediterráneo. En 2012, las autoridades anunciaron que vendían o alquilaban varias de sus islas paradisíacas.