NA 162
NA 162

El nuevo Índice de Precios al Consumidor Nacional Urbano (IPC-Nu) presentado por el Indec el mes pasado arrojó un aumento de precios del 3,7 por ciento. Cercano al de las consultoras privadas, el número casi cuadruplicó las estimaciones que el propio instituto daba pocos meses atrás con la anterior metodología. Este mes, sin embargo, distintas consultoras prevén que las cifras sean aún mayores.

Al estudio de Elypsis que la semana pasada estimó que la inflación de febrero estaría en torno al 4,5% se sumaron ahora otras tres empresas e incluso el índice de precios elaborado por la CGT de Hugo Moyano. Este domingo, el Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la central sindical opositora aseguró que las subas en febrero fueron del 4,65 por ciento. Al sumar los incrementos de los últimos doce meses, los seguidores del líder camionero llegaron a una cifra que asusta incluso a los argentinos ya acostumbrados a importantes períodos inflacionarios: 31,45 por ciento.

     Giacomini: "Si el IPC-Nu da más bajo de 4%, habría que dejar de creerle"

"De acuerdo con nuestra medición, febrero está terminando con una inflación un punto mayor que la de enero, con lo cual el índice oficial se estaría ubicando claramente por encima del 4% el mes pasado. Si da más bajo, habría que dejar de creer en el nuevo índice", explicó al diario La Nación Diego Giacomini, de la consultora Economía & Regiones.

Un cálculo similar fue el del estudio Orlando J. Ferreres. Su economista jefe, Fausto Spotorno, explicó que las importantes subas respondieron sobre todo a los incrementos en la canasta básica de productos: "Sólo en alimentos estamos proyectando una suba de 5 por ciento, con aumentos generalizados en prácticamente todas las categorías, desde las importadas, como café o cacao, hasta las de producción local, como la carne o el aceite".

El Observatorio de la CGT opositora coincidió con el diagnóstico. De acuerdo con el estudio realizado por la oficina que conduce el titular del sindicato de Seguros, Jorge Sola, los aumentos más fuertes estuvieron en el rubro de alimentos, bebidas y artículos de limpieza, que alcanzaron el 7,67 por ciento.

Las cifras de por sí ya son escalofriantes, debido a que sitúan a la Argentina entre los diez países con mayor inflación del mundo. Pero a eso debe agregársele un dato más: las subas se produjeron en febrero, un mes que, a diferencia de los dos anteriores, no suele registrar aumentos de importancia. "Después de dos meses como diciembre y enero, que según nuestras mediciones estuvieron por encima del 4 por ciento, febrero también se está acercando a este índice, con el agravante de que se trata de un mes con baja estacionalidad", argumentó Carlos Melconian, dirigente del PRO e integrante de M&S Consultores.