AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 EFE 163
EFE 163

Sin la presencia de los máximos referentes de la oposición venezolana, se realizó la "Conferencia Nacional por la Paz". El presidente Nicolás Maduro presidió el acto en la sede de Gobierno. "Hagamos un ejercicio de tolerancia, sin callarnos lo que tengamos que decir", dijo entre sus primeras palabras.

Una de las propuestas que planteó el mandatario fue crear una Comisión de Coordinación que sirva de enlace entre todos los sectores que se dieron cita a la reunión. "Deberíamos establecer una Comisión de Coordinación y Enlace de todos los que nos hemos convocado hoy aquí, sectores empresariales, sectores sociales, indígenas, motorizados, mujeres, sectores religiosos de todas las religiones, sectores políticos, personalidades, gobernadores, diputados, una comisión de coordinación y enlace es lo primero que me atrevo a poner sobre la mesa", explicó Maduro.

El Presidente detalló que esta Coordinación "se encargará de procesar todas las propuestas" que se realicen en la reunión y de informar a todos los sectores integrantes y también a los que no asistieron.

"No hagamos un drama de que alguien haya dicho que no viene, no hagamos un drama, busquemos que diga que sí viene a la próxima reunión o a la próxima jornada", dijo Maduro y le extendió nuevamente una invitación a los que no asistieron y les pidió que no le dijeran que no a la paz.

En la reunión, se leyó una carta enviada por el papa Francisco

     

En Venezuela ha ocurrido "un conjunto de eventos violentos que han impactado a la sociedad (...). No podemos esperar que los eventos escalen, dimes y dirites, para en circunstancias de gran conmoción nacional llamarnos a hablar", dijo Maduro al instalar la "Conferencia Nacional para la Paz".

En el palacio presidencial de Miraflores se dieron cita representantes religiosos, empresarios, intelectuales, periodistas, diputados y gobernadores, principalmente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela y sus aliados, pero también algunos pocos representantes de la oposición.

Sin embargo, los partidos aglutinados en la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) y sus principales dirigentes, entre ellos, el líder opositor y gobernador de Miranda (norte), Henrique Capriles, resolvieron no acudir a este encuentro por considerarlo como una maniobra de distracción.

"Tomemos en serio este llamado y seguiremos llamando al que hoy no acudió para que podamos seguir completando un círculo virtuoso de construcción de una etapa de paz", dijo Maduro al aludir a los opositores ausentes en el encuentro.

El pasado 4 de febrero, estudiantes de la ciudad de San Cristóbal iniciaron una serie de protestas ante la inseguridad, luego de un intento de violación de una compañera. Las protestas se han extendido a otras ciudades, con consignas contra la crisis económica, la detención de activistas y la represión policial.

     

Tras la instalación de la mesa de diálogo, representantes de distintos sectores tomaron la palabra, entre ellos, Jorge Roig, ex diputado y presidente de Fedecámaras, que reúne a los sectores empresarios, actualmente enfrentados con el Gobierno. "Nuestro país no está bien, Presidente; nos estamos matando entre venezolanos, y eso es grave. Usted tiene una responsabilidad, como jefe de Estado, es el primer responsable de calmar los ánimos en el país. En Fedecámaras creemos en el diálogo. Cometimos errores en Fedecámaras, y los hemos reconocido, pasemos esa página, Fedecámaras no está para sustituir a ningún gobierno", dijo Roig.

Por su parte, Miguel Ángel Pérez Abad, de Fedeindustria, sostuvo: "Cómo vamos a construir la paz si no revisamos nuestras posiciones. Voy a denunciar tres conspiradores: el desabastecimiento, la inflación y la inseguridad ciudadana".


Maduro "saludó" la respuesta de Kerry

El presidente venezolano "saludó" este miércoles la respuesta del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, a la propuesta de mejorar las relaciones entre los Estados Unidos y Venezuela, y urgió a Washington a conformar una comisión para abrir el diálogo entre ambos países.

"Saludo aquí la respuesta del secretario de Estado John Kerry. Hoy dice Kerry que los Estados Unidos están preparados para mejorar lazos con Venezuela", dijo Maduro en el Palacio de Miraflores, donde se celebra un diálogo nacional por la paz.

Maduro se refirió a comentarios hechos este miércoles por Kerry luego de que la víspera el presidente venezolano anunció que nombraba a Maximilien Arveláiz como su nuevo embajador ante Washington para mejorar las relaciones diplomáticas.

Venezuela y los Estados Unidos no cuentan con embajadores desde 2010, y en el último año, han sido expulsados al menos ocho diplomáticos estadounidenses en Caracas.

 AP 163
AP 163

"No toleraré acusaciones nuestras de que los Estados Unidos intervienen en los asuntos internos de Venezuela. Ese punto está en debate", añadió Maduro.

Tras las protestas, iniciadas el 4 de febrero por estudiantes de la ciudad de San Cristóbal (oeste) ante la ola de inseguridad, Maduro ha endurecido sus acusaciones contra los Estados Unidos.

Maduro subrayó su voluntad de dialogar sin "complejos de inferioridad o de superioridad" con los Estados Unidos y anunció la creación de una comisión para iniciar los contactos con Washington.

"Que los Estados Unidos también nombren una comisión y empecemos a hablar de las relaciones, no puede ser que esto sea eterno (...) Vamos en la búsqueda (de un diálogo) con tranquilidad, como dicen, suavecito, con dignidad, eso sí", dijo el mandatario venezolano.

Pese a las tensiones en el plano diplomático, los Estados Unidos son el principal comprador de petróleo de Venezuela, el mayor productor sudamericano de crudo.


Puntos claves para la paz

Luego de plantear la conformación de una Comisión, Maduro enumeró tres puntos específicos para empezar a trabajar por la paz y como primero citó el respeto a la Constitución de la República. "Propongo formalmente, en esta primera reunión de trabajo, puntos claves: el primero de ellos es el respeto a la Constitución, por parte de todos", expresó el Jefe de Estado.

Como segundo punto, habló de la violencia que se vive actualmente en el país, específicamente algunos focos de violencia que todavía se mantienen en el territorio nacional. "Hay que levantar los focos de violencia que existen en el país. Levantemos los que existen en 14 municipios, los focos fijos son en 6 municipios, porque tienen encerradas a las urbanizaciones de clase media alta con violencia. No violencia es el segundo punto", comentó el Presidente.

En tercer lugar, expuso la defensa del país ante cualquier país extranjero que quiera intervenir en Venezuela. "Defensa de nuestro país, defensa de nuestra soberanía y de nuestra patria", recalcó Maduro para explicar el tercer punto clave para la paz.

Por último, dijo que se debe convocar a una gran Cumbre de Paz: "Convoquemos a todo el mundo, que nadie se quede por fuera", concluyó.


El cierre del extenso encuentro estuvo a cargo de Maduro

Sobre el final, y tras la exposición de 29 referentes políticos y sociales (la gran mayoría aliados del Gobierno), el mandatario dijo: "Que vengan sin medias tintas a plantear los problemas, pero también las soluciones", sostuvo en referencia a los dirigentes de la oposición. "La MUD acusa a Cuba de país imperialista, y esto es inaceptable. No aceptemos el trogloditismo ideológico", disparó.

"En Colombia ya están hablando de separar a Táchira de Venezuela", denunció.