Reuters
Reuters

Para cada país, la firma británica calculó con cuánto dinero se quedó una persona que ganó más de u$s400.000 en 2013, con una hipoteca de u$s1,2 millones, después de pagar el impuesto a las ganancias y las contribuciones sociales. Se asumió que la persona está casada y tiene dos hijos, uno de ellos menor de seis años.

Esta es la lista que muestra qué porcentaje de su sueldo este trabajador se lleva a su casa, según un artículo de la cadena británica BBC:

Italia (50,59%), India (54,90%), Reino Unido (57,28%), Francia (58,10%), Canadá (58,13%), Japón (58,68%), Australia (59,30%), Estados Unidos (60,45%, basado en los impuestos del estado de Nueva York), Alemania (60,61%), Sudáfrica (61,78%), China (62,05%), Argentina (64,02%), Turquía (64,64%), Corea del sur (65,75%), Indonesia (69,78%), México (70,60%), Brasil (73,32%), Rusia (87%) y Arabia Saudita (96,86%).

En la mayoría de estos 19 países (el miembro número 20 es la Unión Europea), el dinero que el trabajador se lleva oscila entre los u$s230.000 y u$s280.000.

Un punto importante que considerar es a partir de qué monto entra en vigencia este tributo, porque las diferencias entre los países son enormes. En Reino Unido, el impuesto más alto (de 45%) se aplica a sueldos de más de u$s250.000, mientras que en Italia, por ejemplo, el tributo más elevado (de 43%) comienza a partir de los u$s125.000.

Impuestos al salario promedio

Sin embargo, la mayoría de la población está lejos de recibir salarios enormes  y hay que analizar cómo se comparan los impuestos a las ganancias de los que reciben un sueldo promedio.

La comparación no es sencilla, ya que el dicho tributo es sólo uno de los gravámenes que se deben pagar. La mayoría paga otros impuestos, como la seguridad social, y los que tienen niños pueden beneficiarse de algunas exenciones.

Las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han hecho un análisis de los trabajos promedio.

"A la cabeza está Bélgica, donde los solteros pagan un 43% de su sueldo en impuestos a las ganancias y contribuciones a la seguridad social; seguida de Alemania, con el 39%", explicó Maurice Nettley, director de estadísticas de la OCDE. "Los impuestos más bajos se pagan en Chile (7%) y México (9,5%)".

Estos impuestos se refieren a personas solas, sin hijos, con una salario promedio para su país:

Bélgica (42,80%), Alemania (39,90%), Dinamarca (38,90%), Hungría (35%), Austria (34%), Grecia (25,4%), OCDE promedio (25,10%), Reino Unido (24,90%), EEUU (22,70%), Nueva Zelanda (16,40%), Israel (15,50%), Corea del sur (13%), México (9,50%) y Chile (7%).

Los siguientes tributos se aplican a personas casadas con dos hijos:

Dinamarca (34,8%), Austria (31,9%), Bélgica (31,8%), Finlandia (29,4%), Países Bajos (28,7%), Grecia (26,7%), Reino Unido (24,9%), Alemania (21,3%), OCDE promedio (19,6%), EEUU (19,6%), Corea del sur (10,2%), Eslovaquia (10%), México (9,5%), Chile (7%) y República Checa (5,6%).

En Alemania, los índices bajan de 39,9% a 21,3% gracias a las generosas exenciones para las parejas con hijos. A lo largo de la OCDE, los índices se reducen en cerca del 5,5% para los casados con hijos. Grecia es el único país donde uno debe pagar más impuestos si está casado y tiene hijos.

La importancia de pagar impuestos es que el Gobierno, se supone, ofrece servicios a cambio. "En muchos de los países europeos los impuestos y las contribuciones sociales son altas, pero los beneficios que ofrece el Estado tienden a ser muy generosos en comparación con otras partes del mundo", explicó Nettley. Y agregó: "Si te enfermas o estas desempleado, el Estado contribuye con los gastos y también las pensiones son generosas".