AFP 163
AFP 163

El líder de la oposición, Henrique Capriles, ofreció una conferencia de prensa en la que se pronunció sobre la violencia que se vive en Venezuela hace tres semanas y comunicó que no iba a asistir a la reunión del Consejo Federal. El encuentro fue convocado para este lunes por el presidente Nicolás Maduro para conversar con los gobernadores del país, incluidos los también opositores Henri Falcón y Liborio Guarulla.

"En un clima de represión y de violencia, con dos nuevos muertos este lunes, ¿cómo voy a ir a presentarme ante el Palacio de Gobierno con aire acondicionado, en un ambiente cerrado? Nos amenazaron con que a los proyectos que fueron aprobados por el consejo estadual no se les van a dar los recursos. Chantaje. Te convocan con una pistola en la cabeza", enfatizó.

"El Palacio de Miraflores no es el espacio para convocar a un diálogo en el país. ¿Quién está reprimiendo?, ¿dónde están las investigaciones? Yo no voy a ser el que le lave la cara a Nicolás. Lo que quieren es que nos demos la mano como si el país estuviera en una situación de absoluta normalidad", agregó.

"Yo no voy a ser el que le lave la cara a Nicolás Maduro"

"Quieren convencer a los venezolanos de que hay un golpe de Estado en marcha, ¿pero dónde están los responsables y las pruebas? Hay una protesta en el país", sostuvo. "No voy a ir a una plenaria del Consejo para hacerle a Maduro la orquesta del Titanic. Se está hundiendo el barco y yo estoy tocando la música. No, Nicolás, a mí no me vas a utilizar", insistió.

Capriles afirmó que la oposición no se dejará chantajear y disparó: "Este es un gobierno moribundo y ahora en el exterior lo tildan de genocida. Nicolás es un error en la historia de nuestro país. Tenemos que salir de ese error".

El ex candidato presidencial también hizo referencia a la persecución del Gobierno contra líderes opositores, como Leopoldo López –detenido desde hace una semana-, el gobernador Henri Falcón o la diputada María Corina Machado. "Ser opositor no es ser criminal", subrayó.

Al comienzo de la conferencia ante medios nacionales e internacionales, el gobernador de Miranda denunció las muertes y las torturas a los detenidos durante las manifestaciones opositoras y mostró imágenes de la violencia y de la represión. "Aquí se está violando la Declaración Universal de los Derechos Humanos", sentenció, al leer distintos artículos del documento firmado en 1948 que no están siendo respetados en el país.

"No se sabe el número de personas que hay detenidas exactamente. La información extraoficial dice que son 649 personas detenidas; 376 fueron liberadas, 242 quedaron detenidas, 19 privadas de libertad a la espera de un juicio, 6 bajo arresto domiciliario, 5 bajo fianza y una fue deportada", enumeró.

Sobre el final de la rueda de prensa, Capriles mencionó algunas de las propuestas de la oposición, como una institución imparcial que se encargue de llevar a cabo del diálogo de pacificación en lugar del Gobierno y sacar a los militares cubanos de la Fuerza Militar.