Reuters 163
Reuters 163

Akram al-Halabi, vocero del Frente Islámico, la mayor coalición de milicias islamistas en Siria, informó que Abu Khaled al-Suri, el representante del comando central de Al Qaeda en ese país árabe, murió este domingo en un doble atentado suicida en la ciudad norteña de Alepo. Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, al-Suri falleció junto a otros seis milicianos del  Movimiento Islámico de los Libres del Sham (Ahrar al Sham), grupo rebelde sirio de línea dura que busca derrocar a Bashar al Assad.

Al-Halabi aseguró que el ataque fue perpetrado por el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), una milicia yihadista que surgió en Irak como brazo de Al Qaeda, pero que luego rompió su vínculo con la organización armada cuando comenzó a pelear en la guerra civil siria.

De acuerdo con Al Halabi, el jefe máximo de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, había enviado al-Suri a Siria para intentar resolver la creciente confrontación entre el EIIL y el Frente Al Nusra, la milicia islamista que el comando central de Al Qaeda reivindica como su filial en Siria.

Desde hace más de un año, los enfrentamientos entre las milicias insurgentes paralizaron parte del norte de Siria y han dejado cientos de muertos y miles de heridos en esa región, profundizando aún más la guerra civil. La oposición, que busca la salida del régimen de Al Assad, en distintas ocasiones ha criticado la actuación de las células pertenecientes a Al Qaeda y al EIIL.

No muy lejos de la ciudad norteña de Alepo, al menos 15 personas murieron este domingo y otras 65 resultaron heridas en un ataque explosivo contra un hospital de campaña en la localidad de Atmeh en la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes, cerca de la frontera con Turquía. La Corporación de Oriente, la organización que gestiona el hospital, informó que el edificio fue atacado por el Ejército y las víctimas son médicos, enfermeros y pacientes.

Desde el comienzo del conflicto armado en marzo de 2011, más de 130.000 personas murieron y más de 6,5 millones tuvieron que huir de sus casas y refugiarse dentro y fuera de Siria.