Reuters 163
Reuters 163
 EFE 163
EFE 163

Nicolás Maduro lo tenía en la mira desde que le tocó reemplazar a Hugo Chávez cuando su larga convalecencia no le permitió asumir el poder en 2012. Ya entonces había responsabilizado al joven líder de Voluntad Popular de "maniobras desestabilizadoras". Ahora, lo acusa de "terrorismo y asesinato" por los incidentes durante la marcha de estudiantes opositores del miércoles pasado, que terminaron con tres muertos. Logró que la Justicia librara una orden de captura y este martes fue arrestado por las fuerzas de seguridad.

López fue alcalde del municipio metropolitano de Chacao por dos períodos (2000-2008). Durante su último año de gestión, el gobierno de Hugo Chávez lo inhabilitó para ejercer cargos públicos tras ser acusado, en 1998, de haber recibido recursos de la gerencia de Petróleos de Venezuela (PDVSA) que ocupaba su madre, Antonieta Mendoza, para fundar el partido opositor Primero Justicia. El joven dirigente apeló a la Comisión y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH y Corte CIDH) y ambas concluyeron que hubo una violación de sus derechos.

Sin embargo, el Gobierno mantuvo sobre López la prohibición de postularse a cargos de elección popular y truncó así su candidatura a la alcaldía metropolitana de Caracas en 2008, que más tarde ganó -en dos oportunidades- su compañero Antonio Ledezma.

Hugo Chávez lo inhabilitó para ejercer cargos públicos

La carrera del dirigente de Voluntad Popular -partido opositor que fundó en 2009 tras su expulsión de Un Nuevo Tiempo y que en las elecciones regionales del pasado diciembre obtuvo el mayor número de alcaldes por la oposición- tuvo inicios prometedores.

Con estudios de Economía en la Universidad de Harvard, López ostenta una exitosa carrera política: en 2000, con 29 años, fue elegido con el 51% de los votos para su primer período en la alcaldía de Chacao, el municipio más rico de la gran Caracas, y en su reelección, en 2004, arrasó con 81 por ciento.

En abril de 2002, fue uno de los muchos políticos que llamaron a las manifestaciones opositoras de calle que derivaron en un golpe de Estado que sacó brevemente del poder al entonces presidente Hugo Chávez.

Ahora, y tras su inhabilitación, sus tácticas de protestas callejeras para forzar "la salida" del Gobierno le han significado ser responsabilizado por Maduro de los tres muertos y 66 heridos que dejaron las manifestaciones estudiantiles en Caracas del pasado miércoles.

Ese día, miles de estudiantes, acompañados por López y otros líderes de la oposición, marcharon contra la inseguridad, la inflación, la escasez de productos y la detención de universitarios.

El Gobierno afirma que la violencia fue resultado de "grupos de ultraderecha infiltrados" en las manifestaciones con el fin de provocar "un golpe de Estado" en Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras en el mundo.

Antes de ser arrestado, López protagonizó, este martes, una gran movilización hacia el Ministerio Público. El gobierno de Nicolás Maduro lo arrestó ahí mismo, ante las cámara de los medios de comunicación del mundo. Con su entrega a la Justicia ante miles de manifestantes, el joven dirigente espera que su seguridad sea garantizada.

Estudiantes, líderes opositores (incluso los que no están de acuerdo con la táctica de salir a marchar incansablemente) lo arroparon el 18F y le pidieron que no se entregue a la Justicia, antes de que las fuerzas de seguridad bolivariana hicieran lo suyo. Ahora, la peor pesadilla de Nicolás Maduro puede hacerse realidad: ¿López se convertirá en un mártir?