El presidente venezolano Nicolás Maduro advirtió este sábado que si hay un Golpe de Estado, el chavismo profundizaría la denominada revolución bolivariana "hasta más allá de los límites".

Afirmó que ante el hipotético caso, la oposición venezolana enfrentaría dos "grandes problemas": uno de ellos sería definir quién debería ser su presidente y el otro es el conflicto que tendría con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

"Tendrían que ver qué hacen con el pueblo de allá afuera y con la FANB, que juntos saldrían a rescatar la democracia y la patria", explicó Maduro en un encuentro con delegaciones del Mercosur.

"Quizás si un día recibieran la noticia de que la oligarquía logró caotizar a Venezuela y el Gobierno cayó, quizás ahí sería el inicio del fin de esta oligarquía. Y esta revolución pacífica y democrática, quizás tomaría otro carácter, armado y profundamente revolucionario", aseguró Maduro.

"Que lo sepa el mundo, estamos decididos a todo, y frente a un golpe fascista, nosotros profundizaríamos esta revolución hasta más allá de los límites que se han conocido hoy, por el camino del socialismo", dijo. Y aseguró que la FANB "saldría en otras condiciones", guiados por la Constitución.

Horas antes se había sumado a una movilización para respaldar al Plan de Pacificación Social y rechazar la violencia durante marchas estudiantiles en el país.

"No podemos tener ni un milímetro de debilidad. Ni un segundo de vacilación porque se trata de derrotar una corriente fascista que quiere acabar con la paz", vociferó el mandatario ante una multitud.

Afirmó que la "continuación del desarme" a los grupos violentos, anunciada el viernes en su Plan de Pacificación, será aplicada con precaución. "Todas las armas que hay en la República deben tenerlas las fuerzas de seguridad".

Y advirtió: "No acepto grupos violentos en el campo del chavismo y la revolución, quien quiere tener armas para combatir con armas que se vaya del chavismo".