Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters

A lo largo de toda la tarde del viernes, cientos de manifestantes se fueron reuniendo en uno de los principales accesos al centro de la capital, la Autopista Fajardo, a la altura de Altamira, municipio del Chacao.

Decidido a terminar con toda forma de protesta luego de los trágicos incidentes del jueves, que dejaron tres muertos, el gobierno de Nicolás Maduro desplegó a decenas de agentes de la Policía y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Con camiones hidrantes, escudos y disparos intentaron desalojar a los manifestantes. El saldo fue de un herido bala y cuatro detenidos, según confirmó a El Nacional, Einer Guiliani, director de la Policía de Chacao.

Un estudiante fue internado con una lesión renal

El estudiante Gonzalo Fernández fue quien recibió el proyectil policial en el abdomen. Fue internado en el Centro Médico Docente La Trinidad, con una lesión renal.

Según Guiliani, las autoridades debieron intervenir porque la protesta se desmadró. "No tienen que hacer destrozos a los bienes públicos o privados. Eso provoca que las fuerzas del orden los detengan", aseguró.

Sin embargo, muchas imágenes y testigos dieron cuenta de que se trataba de una manifestación pacífica. El periódico venezolano relata que aproximadamente 500 estudiantes se habían concentrado en la Fajardo, hasta que las fuerzas de seguridad comenzaron con el desalojo con bombas hidrantes y gases lacrimógenos.

Entonces comenzaron los incidentes y los manifestantes fueron desplazados hacia la Plaza Francia, en Altamira. Allí también se registraron enfrentamientos.

     

La ONU exige investigar las muertes

Los autores de los asesinatos de manifestantes en Caracas "deben ser enjuiciados" y "sancionados con las penas adecuadas", afirmó en Ginebra el vocero del Alto Comisionado, Rupert Colville.