AP 163
AP 163

"Es una grosera censura del gobierno del presidente Nicolás Maduro para acallar todas las voces independientes, informativas o críticas en el país", denunció el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo. "No sorprende, al provenir de un régimen de fuerza que recurre a estos mecanismos para eliminar lo que no le gusta, es diferente o no se apega al discurso oficial".

La señal de NTN24, canal internacional de noticias con sede en Colombia que se emite por cable en Venezuela, fue sacada del aire abruptamente este miércoles mientras cubría las protestas contra el gobierno de Maduro que han dejado al menos tres muertos y decenas de heridos y detenidos.

Sin que se entregara ningún documento oficial al medio, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ordenó a las cableoperadoras suspender de inmediato la señal del canal. La directora de NTN24 confirmó en InfobaeTV la disposición del Gobierno.

Paolillo, director del semanario Búsqueda de Uruguay, agregó que el bloqueo al canal internacional "es un acto de censura incuestionable del Gobierno que no extraña, ya que, lamentablemente, Venezuela no es una democracia".

Recordó que la censura que impone Maduro también abarca a los periódicos del país, que tienen restricciones para acceder a divisas que les permita importar papel y otros insumos que no se fabrican en el país. Once diarios ya han cerrado o publican únicamente en el internet, mientras que la mayoría sólo tiene pocos días hasta que se les acabe la existencia de papel.

La SIP analizará los procesos en torno a las órdenes que debieron cumplir Directv y Movistar para bajar la señal del canal de la grilla de trasmisión venezolana.

Mientras NTN24 seguía los acontecimientos con sus cámaras, las televisoras nacionales no mostraron ni una imagen de lo ocurrido. Es que en Venezuela rigen disposiciones legales y administrativas que no permiten trasmitir hechos de violencia, so pena de fuertes multas y sanciones.