AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

El jefe de inteligencia de los Estados Unidos consideró que la guerra civil en Siria ha creado un "desastre apocalíptico", y dijo que estaba convencido de que los reportes sobre tortura y asesinatos en el conflicto eran auténticos.

Durante una audiencia, el senador John McCain preguntó al director de Inteligencia Nacional de los Estados Unidos, James Clapper, si había visto los documentos, publicados por una serie de medios como CNN, como una prueba potencial de las atrocidades cometidas por el gobierno de Bashar al Assad.

Clapper contestó que había tenido acceso a los textos y que creía que eran legítimos. "Son terribles. Y cuando considerar el desastre humanitario además de los 2,5 millones de refugiados, los 6,5 a 7 millones que fueron desplazados internamente, los más de 134.000 que han muerto, es un desastre apocalíptico", sostuvo.

McCain, un republicano de Arizona, preguntó si en la "opinión profesional" de Clapper los documentos eran auténticos. "Creo que lo son. No tengo razones para dudar de ello y sería difícil sugerir que algo de esa magnitud pueda ser inventado", dijo Clapper a la Comisión de Servicios Armados del Senado.

 Reuters 163
Reuters 163

Clapper expresó que sus expectativas sobre las negociaciones de paz en Siria que se realizan en Ginebra son "bastante modestas" y afirmó que el panorama de una solución política a largo plazo a los tres años de guerra civil era "problemático".

También sostuvo que espera una "suerte de estancamiento prolongado" en el que el Gobierno de Al Assad no tenga la fortaleza de mantener el territorio que recupera.

Un mediador internacional dijo el martes que las conversaciones de paz entre el Gobierno sirio y la oposición no han logrado muchos avances, luego de que una reunión cara a cara de las partes en conflicto en Ginebra fuera declarada infructuosa por ambos bandos.

Clapper y otros funcionarios estadounidenses apuntan a Siria como una fuente de inestabilidad regional, además de un peligro para los países europeos y los Estados Unidos.

 AFP 163
AFP 163

Actualmente, se estima que la insurgencia siria cuenta con unos 75.000 a 115.000 combatientes, organizados en más de 1.500 grupos de "alineaciones políticas ampliamente diversas", dijo Clapper.

"Aproximadamente 20.000 y quizás hasta 26.000 son considerados por nosotros como extremistas", sostuvo, agregando que "tienen influencias desproporcionadas porque están entre los combatientes más efectivos en el campo".

Entre los 7.500 combatientes extranjeros de 50 países, Clapper agregó que los veteranos de

provenientes desde Afganistán y Pakistán son los que aspiran a atacar a Europa y los Estados Unidos.