AP 163
AP 163

El Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) dio este luz verde al inicio de negociación de un acuerdo de diálogo político y cooperación con Cuba, con vistas a acompañar las supuestas reformas en la isla y apoyar un mayor respeto por los derechos humanos.

Los ministros aprobaron el mandato de negociación con La Habana como un punto sin debate en la reunión que mantenían en Bruselas, informaron fuentes comunitarias.

El Consejo respaldó las directivas de negociación, la base legal para abrir conversaciones con las autoridades cubanas, una decisión ya consensuada a nivel de embajadores de los 28 miembros del bloque.

De este modo, los Estados en cuestión autorizan a la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, y a la Comisión Europea a iniciar la negociación, algo que podría ocurrir "este mismo mes", indicaron fuentes diplomáticas.

La aprobación de los Ministros de Exteriores se de semanas después de la realización de la Cumbre de la CELAC, que tuvo como anfitriçon al dictador Raúl Castro, quien recibió a los presidentes de América Latina, mientras el régimen detenía a más de 1.000 personas de la disidencia para evitar protestas. Adicionalmente, los invitados se alinearon con la dictadura, excepto el presidente de Chile, Sebastián Piñera, que se reunió con representantes de la oposición.

El objetivo del acuerdo que la UE impulsa es ampliar los ámbitos de cooperación con la isla, acompañar sus reformas socioeconómicas y fomentar un mayor respeto de los derechos humanos, en un momento en que la UE ha observado "cierto movimiento en el plano económico y moderación en el plano político", según las mismas fuentes.

Las tratativas se abrirán mientras sigue en vigor la llamada "posición común", la política unilateral impuesta por la UE hacia Cuba en 1996 a propuesta del Gobierno español, por aquel entonces encabezado por José María Aznar.

A pesar de que la UE ha decidido dar un nuevo paso en su relación con La Habana, la negociación de un acuerdo bilateral no va a suponer un "cambio" de su política hacia ese país.

Algunos Estados miembros consideraron el mantenimiento de la posición común una "garantía" para mantener la misma política hacia La Habana en el caso de que las conversaciones no den los resultados esperados.

En cambio, si el acuerdo llega a buen puerto, la posición común caería si se produce una decisión unánime de los países de la Unión.

La UE reanudó su diálogo político y la cooperación con Cuba en 2008 tras levantar -a propuesta de España- sanciones diplomáticas a La Habana por el encarcelamiento de 75 opositores.

La negociación de este acuerdo es el resultado de la petición de los ministros de Exteriores de la UE a Ashton, a finales de 2012, de explorar las posibilidades de abrir una nueva relación con el régimen castrista.