Costa Rica elige presidente y la izquierda tiene un candidato fuerte para el relevo de Chinchilla

Luego de cuatro años de gestión femenina, no hay mujeres en la oferta electoral para los 3,1 millones habilitados a votar. Las mesas de votación ya abrieron

 AFP 163
AFP 163
  163
163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Este domingo abrieron las mesas de votación para elegir al próximo presidente de Costa Rica. Según analistas, y las propias encuestas realizadas, se vislumbran unas elecciones reñidas, en las que por primera vez la izquierda tiene opción de triunfo, con una segunda ronda a la vista.

Tres millones de electores están llamados a votar por el relevo de la presidenta Laura Chinchilla, en un escenario incierto con cuatro candidatos preferidos, los principales el oficialista Johnny Araya y el izquierdista José María Villalta.

Se abrieron 6.515 juntas receptoras de votos desde las 0600 horas (1200 GMT) en todo el territorio costarricense y recibirán a 3.078.321 votantes a hasta las 1800 horas (0000 horas GMT del lunes).

Distinto a ocasiones anteriores, el primer voto de esta elección se produjo durante la tarde del sábado, pues desde el consulado de Costa Rica en Sydney, Australia, James Alvarado se convirtió en el primer costarricense en votar en el extranjero.

En total se habilitaron 61 juntas de votación en 52 consulados de Costa Rica en 42 países del mundo, donde 12.654 personas se registraron para participar de esta elección lejos de su tierra natal.

Pese a que se espera una participación más alta que en elecciones anteriores, el escenario más probable es que esta votación deba definirse en una segunda vuelta el 6 de abril entre los dos candidatos más votados.

Previo al cierre de la campaña, las encuestas dieron cuenta de un voto que se divide entre cuatro candidatos, lo que impediría a cualquiera de ellos alcanzar el 40% de los votos válidos necesarios para ganar la elección.

El ex alacalde de San José y candidato del Partido Liberación Nacional, Johnny Araya, parte como el favorito para quedarse, al menos, con el primer lugar y tratar de extender a cuatro años más la permanencia de su partido en el poder.

El joven José María Villalta, de Frente Amplio, es quien ha disputado con Araya la cima de las preferencias electorales; pero es seguido de cerca por Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC) y Otto Guevara, del Movimiento Libertario.

Más de 100 observadores internacionales están registrados para esta elección, entre los que destaca la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), que encabeza la ex candidata presidencial mexicana, Josefina Vázquez Mota.

Corrupción y desigualdad

Reconocida por su estabilidad democrática y social, que contrasta con sus vecinos centroamericanos, Costa Rica, primer país de América Latina que creció en desigualdad en 2013, vio aumentar estos años el descontento popular tanto "con lo política como con lo económico", explicó a AFP el analista Constantino Urcuyo.

"Hay casos de corrupción enormes y tenemos un 20% de pobreza, crece la desigualdad. La gente está cansada. Quiere otras soluciones", opinó Manuel Rodríguez, un comerciante de 46 años, en una céntrica avenida de San José.

El joven abogado izquierdista que se dio a conocer en luchas ecologistas, contra la corrupción y el tratado de libre comercio con Estados Unidos, subió como la espuma encarnando a "un voto de protesta", describe el analista Jaime Ordóñez.

Villalta y Solís atribuyen los males a la clase política tradicional, de la que el PLN es un protagonista desde hace 60 años, que aplicó las últimos tres décadas un modelo neoliberal que socavó las conquistas en salud y educación, orgullo de este pequeño país de 4,3 millones de habitantes.

"Llegó la hora del cambio. Acabarán 30 años de larga noche neoliberal. Me dicen comunista porque no me pueden llamar corrupto. Pero yo no voy a copiar modelos", repite Villalta, a quien sus adversarios acusan de querer para Costa Rica la Venezuela de Hugo Chávez.

Pero Araya, que busca un tercer periodo consecutivo para el PLN, promete reactivar la economía, bajar la pobreza y modernizar el país. "Hay quienes tienen una visión apocalíptica, pero quiero construir sobre nuestras fortalezas", asegura.


 AFP 163
AFP 163

Alcalde por más de dos décadas, Araya arrastra el desgaste de los ocho años de gobiernos del PLN y la impopularidad de la gestión de Chinchilla, criticado por sonados casos de corrupción e ineficiencia.

Con un crecimiento económico estable (3,4% en 2013), Costa Rica no ha logrado bajar la pobreza estancada desde hace dos décadas, tiene rezagos en infraestructura -sobre todo vial-, un déficit fiscal del 5,4% y una deuda interna del 50% del Producto Interno Bruto (PIB).

Una elección atípica

El complicado panorama político vislumbra un Congreso fraccionado, por lo que el próximo presidente, que asumirá el 8 de mayo, tendrá un difícil margen de acción. "Se han desdibujado las fronteras partidarias e ideológicas", dijo Ramírez.

A diferencia de otras elecciones, con caravanas de carros, mitines en plazas y parques, y banderas por doquier, la confrontación política estuvo al rojo vivo en las redes sociales.

El presidente del Tribunal Supremo de Elecciones, Luis Antonio Sobrado, anunció que empezarán a divulgar resultados a las 20H00 locales (02H00 GMT del lunes), dos horas después del cierre de urnas.

No obstante, advirtió que si son muy ajustados (de 2% o menos) habrá que esperar a efectuar un conteo manual, voto a voto.

Las votaciones, para las que serán instaladas 6.515 mesas, abrirán a las 06H00 locales (12H00 GMT), y serán vigiladas por una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) y otras delegaciones. Unos 12.000 electores están, por primera vez, habilitados para votar en el exterior.