163
163

El viernes fue consignado en la Asamblea Nacional venezolana un Proyecto de Ley de Matrimonio Civil Igualitario, que contaba con el respaldo de más de 20 mil firmas, para legalizar en el país las uniones entre personas del mismo sexo. El mismo deberá pasar por la aprobación en el parlamento para convertirse en ley.

Más allá de los múltiples apoyos que el proyecto ha recibido por parte de la sociedad civil venezolana, muchos lo han catalogado de limitado.

De acuerdo con el diario venezolano Globovisión, las mayores objeciones consisten en la exclusión del derecho de adopción por parte de las parejas del mismo sexo, y el derecho a la identidad de género.

Tamara Adrián, abogada y reconocida activista por los derechos de las Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgéneros (LGBT)  es una de las personas que han cuestionado el proyecto por considerar primordial "el reconocimiento de la identidad" tal y como sucede en otros países.

Adrián señaló en una entrevista con Globovisión que es fundamental "un reconocimiento sin necesidad de una operación de genitales, sin necesidad de ningún tipo de tratamiento hormonal (...) con la simple voluntad de la persona".

Sin embargo, y a pesar de los cuestionamientos, la activista ya adelantó que apoyará la iniciativa, al igual que lo hará José Ramón Merentes, coordinador general de la Asociación Civil Unión Afirmativa, que acaba de contraer matrimonio con su pareja de 17 años en Argentina, donde estas uniones están legalizadas desde 2010.

Merentes considera que el país está "atrasado"  en materia de género en relación a otros países del continente, por lo que de aprobarse el proyecto "sería un primer paso en la dirección correcta".

Según Globovisión, los diputados opositores Juan Guaidó (Voluntad Popular) y Dinorah Figuera (Primero Justicia) ya adelantaron que elevarán la propuesta al parlamento para su discusión. Aunque muchos diputados del PSUV manifestaron su acuerdo, se desconoce todavía si incorporarán el tema en su agenda.


 163
163

El Proyecto

El Proyecto de Ley de

en

propone una

reforma del Código Civil en cuanto al reconocimiento del matrimonio civil para personas del mismo sexo

, y por en ende los beneficios de la institución de matrimonio ya establecidos en el país.



Para quienes apoyan el proyecto, representaría una

inclusión de los LGBT en el concepto de ciudadanía plena

, sin ningún tipo de discriminación en función de la orientación sexual. Además, proponen la

sustitución de los términos "marido" y "mujer" por cónyuges.


Plantea que sea

optativo para ambos contrayentes, el uso del apellido de su cónyuge

. En el caso de los hijos, habidos en matrimonio, llevarán los apellidos de sus padres y/o madres en el orden que ellos opten expresamente o por sorteo.



Se plantea además una

modificación a los requisitos para contraer matrimonio

, en el que solo el consentimiento expresado por las partes ante una autoridad competente para celebrarlo, sea válido.



Hasta la fecha,

18 países han aprobado o reconocido derechos, tanto por vía judicial como legislativa a parejas del mismo sexo.

Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, México, Portugal, Islandia, Argentina, Dinamarca, Uruguay, Nueva Zelanda, Francia, Brasil, Colombia y Reino unido. Así como en 18 estados federados de Estados Unidos y 3 tribus.