EFE 162
EFE 162

La prestigiosa revista The Economist publicó un artículo en el que analizó las últimas medidas adoptadas en la Argentina y las asimiló con las instrumentadas por el gobierno venezolano. "Se acabó la fiesta para la Argentina y Venezuela", tituló. Sandleris, economista y profesor universitario en Londres, fue uno de los analistas citados por la publicación.

Este viernes, en diálogo con InfobaeTV el académico analizó la evolución de la macroeconomía argentina e hizo hincapié en la falta de credibilidad en el Gobierno como uno de los factores principales de la sangría de reservas del Banco Central.

"Para entender lo que pasa primero hay que ponerse en lugar de las personas que toman decisiones y deben elegir si quedarse con pesos o comprar. Y la respuesta es sencilla: si me quedo con pesos por un año y los pongo en plazo fijo, tengo un retorno del 25 por ciento. En cambio, si comprás dólares al tipo de cambio oficial y los vendés en el mercado paralelo, vas a tener el mismo rendimiento instantáneamente", graficó.

De acuerdo a las últimas decisiones del Gobierno, en el mercado oficial se pueden conseguir dólares a $9,60, sumando la cotización de $8 y el recargo de 20% en concepto de Ganancias y Bienes Personales. A la par, en el mercado libre, se pueden vender divisas en torno a los 12 pesos, por lo que algunos especulan con realizar una bicicleta financiera: comprar en el oficial y vender en el paralelo.

Frente a este panorama, Sandleris recomienda instrumentar políticas para hacer más atractivo el retorno de las inversiones en pesos -subir las tasas de intereses de los plazos fijos- y comenzar a restringir la emisión monetaria.

"Lo segundo que hay que hacer es lograr que la gente espere que el peso se va a devaluar menos con respecto al dólar en los próximos meses. Y eso se logra con la misma herramienta: hacer más restrictiva la política monetaria. Es decir, que se emitan menos pesos. Menos pesos ahora y comprometerse a que esto va a seguir siendo así en el futuro", evaluó.

El especialista detalló que parte de la emisión de pesos que hace el Banco Central "tiene que ver con el déficit fiscal" que se financia con más billetes. "El Gobierno debe tener un déficit fiscal consistente con su capacidad de emisión de deuda. Emitir deuda no es una mala palabra; este es un concepto que se manejó erróneamente por parte del Gobierno. Hay momentos en que tiene sentido endeudarse; Si vas a gastar un poquito más de lo que entra, endeudate, no lo financies con pesos", recomendó.

Sandleris aseguró que en las últimas semanas se tomaron algunas medidas en ese sentido. El Banco Central subió las tasas de interés y empezó a restringir la emisión monetaria con el objetivo de hacer más atractivo el peso. Sin embargo, alertó sobre un problema grave en la fase comunicacional: no se explicó lo que se hace y el porqué.

"Así es muy difícil generar credibilidad. El Gobierno ha sido muy poco claro en la comunicación. El Banco Central hace una cosa y el ministro Axel Kicillof dice otras ("de ninguna manera vamos a restringir la oferta de pesos"). Esa comunicación contradictoria conspira contra la credibiliad y es muy malo. Y si la gente no le cree al Gobierno, para mantener el dólar en $8 van a tener que subir mucho las tasas y eso conspira contra la actividad económica", dijo Sandleris.

El académico aseguró que la comunicación de las últimas medidas fue "desastrosa" porque hicieron anuncios el viernes y el domingo los revirtieron, en un momento en el que hay que ser "súper claros". "Si uno pudiera escuchar más al Banco Central y no tanto al ruido que surge desde el Ministerio de Economía, creo que habría más chances de éxito", describió.

Consultado sobre las denuncias realizadas por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, y otros funcionarios afines al Poder Ejecutivo, Sandleris resumió: "Esto es economía, no una novela de espías y grandes conspiraciones". Y explicó: "Antes hablamos de cómo toman decisiones los ciudadanos, lo mismo cabe para quienes están guardando los granos y no los liquidan; yo no creo que lo hagan porque son personas malvadas, venderlos al tipo de cambio oficial no es un buen negocio y esto es lo que está pasando".

"Estas supuestas conspiraciones nos distraen de lo que verdaderamente está pasando que es un tema de incentivos. Poné los incentivos correctos, bajá la emisión monetaria y todo esto se desactiva porque es el resultado de decisiones de un montón de agentes de la Economía", concluyó.