El Tribuno de Salta 162
El Tribuno de Salta 162
 El Tribuno de Salta 162
El Tribuno de Salta 162

El servicio diplomático exterior de Bolivia acompañó a la Cancillería argentina en rechazar ayer que existieran diferencias de límites fronterizos entre ambos países. Los vecinos de Abra de Santa Cruz -un paraje remoto de la provincia de Salta- habían señalado presiones de las autoridades bolivianas para desalojar tierras de pastoreo que eran consideradas argentinas por los lugareños. Y denunciaron la firma de un acuerdo que modificaba la frontera soberana en detrimento de la Argentina.

En un escueto comunicado, la diplomacia boliviana negó esa versión y recordó que los límites entre ambos países fueron fijados en el Tratado de 1925.

"En referencia a la nota de prensa difundida hoy por la Dirección de Prensa de la Cancillería Argentina, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia coincide y confirma que no existe diferencia de límites fronterizos entre los dos países, el que fue determinado por el Tratado Definitivo de Límites del año 1925. Estos límites no han sido modificados así como tampoco existe ningún proyecto de hacerlo", señala el escrito.

Casi con idénticas palabras se había posicionado la diplomacia argentina. Más tarde, el propio canciller Héctor Timerman se pronunció desde La Habana al afirmar que la frontera "es inmodificable".

"La frontera es la misma que en 1925 y ni siquiera hay un conflicto con Bolivia, no se está ni siquiera dialogando por dónde pasa la frontera porque ya fue delimitada y los dos países la respetan", planteó el funcionario desde la Cumbre de la Celac, en diálogo con la agencia Télam.

Todo surgió a raíz de una nota publicada por el diario El Tribuno de Salta, que luego fue replicada por decenas de medios de comunicación. Allí se afirmaba que 17 familias del Valle del Silencio, una zona de montaña ubicada en el departamento Santa Victoria Oeste, fueron intimidadas por las autoridades del país andino a hacerse ciudadanos bolivianos o "retirarse del lugar", ya que se había desplazado el hito de la frontera. Según el matutino y los lugareños, ello significó una pérdida de por lo menos 600 kilómetros cuadrados de territorio nacional y podría afectar a 50 familias que habitan la zona.

Según Cancillería, lo que se colocó en la región fue un nuevo "hito" que permite identificar los límites otrora trazados en 1925. Señalaron que desde 1940, sobre la línea recta que marca el límite entre los dos países, se colocaron 6 hitos, de los cuales uno está ubicado en el Cerro Peña Orko y otro en el Cerro Mecoya. En este sentido, rechazaron que haya existido una demarcación semejante ubicada 32 kilómetros al norte de Abra de Santa Cruz, tal como habían denunciado los vecinos.

"El 28 de noviembre pasado la Comisión Nacional de Límites (Conali) completó la densificación de los hitos sobre la línea recta limítrofe, colocando un séptimo hito en el sector Abra de Santa Cruz, dado que, por razones geográficas y/ climáticas, desde el valle del Río Santa Cruz no se pueden observar los mencionados hitos Peña Orko y Cerro Mecoya", manifestaron desde la embajada argentina en Bolivia.

Pese a las desmentidas oficiales, aún se está lejos de afirmar que no existieran un conflicto en la frontera norte. Los pobladores reclaman una solución a las autoridades municipales, provinciales y nacionales, dado que el territorio en cuestión es utilizado históricamente por familias de campesinos argentinos. La nueva demarcación alteraría radicalmente su forma de vida.