162
162

Nacido en 2001 como un reproductor de música que permitía llevar al menos 1.000 canciones a todos lados, el iPod es el dispositivo que trajo una vez más a Apple a la vida.


El iPod logró terminar con el Walkman de Sony, sinónimo en esos años de cualquier dispositivo que permitiera escuchar música, y al mismo tiempo fue el puntapié inicial para que Apple montara un imperio en torno a las tiendas online de contenidos.


Pero en la era del iPhone y el iPad, la luz que el iPod trajo sobre Apple parece llegar a su fin. En el trimestre finalizado en diciembre, la empresa vendió 51 millones de iPhone, por encima de los 47,8 millones de un año antes; 26 millones de iPad que se comparan con los 22,9 millones de unidades del mismo período de 2013; y 4,8 millones de Mac, 700.000 más que un año antes.


¿Y el iPod? Desde hace tiempo las cifras de ventas no son reveladas en el resumen que se entrega a los medios. Pero el balance de la compañía dice que Apple pasó de vender 12,7 millones de iPod a solo 6 millones. Es decir, en un año la comercialización cayó en más de 50 por ciento.


Peter Oppenheimer, responsable financiero de Apple, prefirió el silencio ante la consulta de analistas acerca del futuro del iPod.


El silencio de Oppenheimer no hace más que dar a entender que la compañía seguirá dedicada a mejorar el iPhone, equipo que explica más del 50% de los ingresos de Apple.


De hecho, más allá de algunos retoques en el iPod touch, Apple poco hizo por tratar de revivir los números de su reproductor: en 2010 se vendieron 50 millones; en 2011 40 millones; un año luego 35 millones; y en 2013 se espera que las ventas no superen los 26 millones.


El iPhone, que al igual que el resto de los smartphones de alta gama permite reproducir música con muy buena calidad, parece ser el responsable de la lenta muerte de su hermano. Solo Apple sabe la fecha en que eso sucederá, pero a juzgar por las cifras ese día no está lejos.