EFE 162
EFE 162
 EFE 162
EFE 162
 EFE 162
EFE 162
 EFE 162
EFE 162
 162
162
 Télam 162
Télam 162
 EFE 162
EFE 162

La presidente Cristina Kirchner participará hoy, en Cuba, de la apertura de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se prolongará hasta el miércoles.


Las jornadas arrancarán a las 11, hora argentina, en la sede de PabExpo, en La Habana, con las palabras del mandatario anfitrión, Raúl Castro. Para hoy no se informó de ninguna actividad oficial de la jefa de Estado, aparte de asistir a la inauguración de la cumbre.


En tanto, en preparación de la Cumbre, anoche los cancilleres de los 33 países participantes terminaban de consensuar la declaración final y sólo faltaba analizar el informe de la Directora Ejecutiva de la CEPAL. Alicia Bárcenas, sobre el panorama económico de la región.


Ayer, además, el embajador británico en Cuba, Tim Cole, sostuvo que "inevitablemente" uno de los temas del encuentro sea el conflicto con la Argentina por la soberanía de Malvinas, por lo que reclamó que los países integrantes de la cumbre tengan en cuenta el deseo de los isleños, que fue expresado el año pasado a través de un referéndum.

La jefa del Estado, que se encuentra desde el sábado en La Habana, relató a través de varios mensajes por su cuenta de Twitter, acompañados por fotografías, las reuniones que mantuvo el domingo con Fidel Castro y la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff.


Entre sus mensaje, la Presidente detalló lo conversado con Rousseff y dijo que las "presiones especulativas sobre los tipos de cambio de los países emergentes" fue uno de los tópicos de lo dialogado. Aprovechó la ocasión para culpar a los bancos de hacer "todas las maniobras especulativas de los mercados".


La única referencia a la Cumbre de hoy fue para destacar la asistencia de los titulares de las Naciones Unidas, Ban ki Moon, y de la OEA, José Miguel Insulza, "un reconocimiento histórico sin precedentes a la dignidad de los pueblos" y que en el documento final se incluirá una declaración para declarar "a América Latina y el Caribe como Zona de Paz".